CHARLES MANSON, EL PROFETA NEGRO DE LA ERA HIPPIE

1 02 2009

En el verano de 1969 el sueño hippie de paz y amor se vio frustrado por la locura y el odio de un hombre que despreciaba el sistema americano y a todos sus integrantes. Charles Milles Manson y algunos de sus seguidores acabaron con la vida de Sharon Tate y otras seis personas en el lujoso barrio de Beberly Hills. Una década, la de los sesenta, y un sueño, el de libertad y tolerancia, pasaban a la historia.

Manson ante los tribunales

Manson ante los tribunales

Una triste infancia

Charles Milles Manson nació el mes de noviembre de 1934 en Kentucky (Ohio). Cuando su madre, Kathleen Maddox, lo trajo al mundo, era solo una chiquilla de 17 años. Sin padre conocido –se ha mencionado a un tal Coronel Scott- Charles se crió en un ambiente conflictivo, siendo abandonado varias veces. Su madre se dedicó al robo y a la prostitución, lo que la llevó a ingresar en prisión durante un periodo de cinco años. Durante ese tiempo, el pequeño Charles vivió con sus abuelos, que pronto se cansaron de él, y con una tía llamada Joanne. Cuando Kathleen salió de la cárcel, Manson regresó con ella.
Pero éste, cuando su progenitora conoció a un nuevo amante, volvió a ser abandonado y, desde entonces, recorrió múltiples casas de acogida y reformatorios. Una vez alcanzada la mayoría de edad, Charles se casó con Rosalie Jean Willis, con quien tuvo un hijo, que pronto acabaría separándose de él por su fuerte carácter y llevándose al pequeño.
Su carrera delictiva comenzó con el robo de un coche, por el que fue arrestado y condenado a cinco años de prisión en Terminal Island, aunque esta cárcel no sería la única que visitaría durante su juventud. Tras ser puesto en libertad en 1958, volvió a ser arrestado al poco tiempo por delitos varios, siendo condenado a diez años de reclusión en la penitenciaria de McNeil. De allí no salió hasta el año 67.

Marihuana y libertad

Dejando atrás los barrotes, tras media vida encerrado, Manson se encontró con una sociedad muy distinta a la de los conservadores años 50. El joven delincuente descubrió un mundo nuevo de drogas, amor libre y consignas hippies con las que se identificó rápidamente.
Su gran carisma y su alto coeficiente intelectual le transformaron en una especie de gurú que dejaba encandilados a sus seguidores, y sobre todo seguidoras. Siguiendo el estilo de vida de las comunas de los años sesenta, Manson fue forjando la que sería bautizada por la prensa como “La Familia”. Jóvenes ávidos de experiencias fuertes, asiduos a las drogas, al sexo y a la música folk-rock se convirtieron en sus fieles servidores. Los más cercanos a Manson fueron Bobby Beausoleil, alias “Cupido”, Charles “Tex” Watson y Susan Denise Atkins, también conocida como Sadie Mae Glutz.

Bobby Beausoleil, principal acólito de Manson

Bobby Beausoleil, principal acólito de Manson

Durante aquellos años Charles Manson conoció a gente del mundo del espectáculo en algunas fiestas. Fue amigo de Dennis Wilson, batería de los Beach Boys, a quien conoció en el verano del 68. En su casa de Sunset Boulevard la Familia vivió durante unos cuantos meses.
Wilson presentó a Manson a personalidades del espectáculo como Terry Melcher y Rudi Altobelli. Ninguno de ellos le dio al gurú la oportunidad que él buscaba dentro del mundo del cine y la música, y sus aspiraciones a cantante de folk se quedaron en un simple intento. Esta fue una de las causas del odio del chico de Kentucky hacia la gente del mundo de los negocios. Precisamente Terry Melcher fue el anterior inquilino del 10050 de Cielo Drive, propiedad de Altobelli, donde tendría lugar la masacre ideada por Manson.
El primer asesinato de los miembros de la Familia fue el perpetrado por Bobby Beausoleil, siguiendo órdenes de Manson, el 27 de julio de 1969. Cupido acabó con la vida del profesor de música Gary Hinman, tras negarse éste a pagarle el dinero conseguido con un boleto de lotería. Hinman murió desangrado con dos puñaladas en el pecho asestadas por Bobby después de que Manson le seccionase un trozo de oreja para que confesara el paradero de los dólares. Durante este crimen, la Familia cometió su primer gran error: para desviar las sospechas de la policía hacia el grupo activista de color Panteras Negras, de gran actualidad en la época, Bobby dejó en la pared una especie de chapucera garra con sangre, muy alejada del símbolo del grupo político, que no dio resultado. Además, los agentes encontraron sus huellas en la escena del crimen.
Beausoleil, que había iniciado una modesta carrera como actor en la película Lucifer´s Rising del excéntrico director underground Kenneth Anger, autor del libro de éxito Hollywood Babilonia, fue detenido poco después y llevado a prisión, aunque nunca confesó.

Parte de los integrantes de la Familia en los 60

Parte de los integrantes de la Familia en los 60

No llega el Apocalipsis

Desgraciadamente el asesinato de Gary Hinman no sería el único. El ansia de destrucción de Manson y sus acólitos no quedaría saciado con este crimen. La personalidad de Charles era de por sí contradictoria, podría decirse que psicótica, aunque, tras un test que se le realizó, se descubrió que poseía un gran intelecto. Manson mezclaba los ideales sesenteros de paz y amor con pensamientos nazis y racistas e ideas sin sentido que le hacían creer en un cercano Apocalipsis, todo ello rociado con grandes dosis de LSD y marihuana.
Ese Apocalipsis sería llevado a cabo por la raza negra, a la que Manson consideraba intelectualmente inferior, y solo algunos pocos elegidos, entre los que se encontraban sin duda él mismo y la Familia hasta completar el simbólico número de 140.000 se salvarían, escondidos en cuevas del desierto. Después, Manson se convertiría en el guía que les condujese hacia Agartha, el Reino Subterráneo -una especie de paraíso terrenal-. Una vez que la raza negra acabase con la blanca, los miembros de la Familia convertirían a los negros en sus esclavos y él se proclamaría el Anticristo.
Lo más curioso de su teoría era que la llegada del Apocalipsis se la habían transmitido nada menos que The Beatles, a través de algunas canciones de su White Album. Ese curioso y personalísimo ‘Fin del Mundo’ fue bautizado por Manson como Helter Skelter -algo así como A Troche y Moche-, título de una canción de los Cuatro de Liverpool y futuro título del libro que el fiscal Vincent Bugliosi, encargado del caso Tate-LaBianca, publicaría en los años setenta.
Pero el Apocalipsis que supuestamente Lennon y compañía profetizaban no llegó, y Manson, harto de la espera, decidió dar ejemplo a los negros para que estos aprendieran cómo llevarlo a cabo. No se le ocurrió otra cosa que organizar los crueles asesinatos de Tate-LaBianca.

The Bealtes en su época "hippie"

The Beatles en su época "hippie"

La escena del crimen

El 10.050 de Cielo Drive, en Beverly Hills, fue el lugar elegido por Manson para vengarse de la gente adinerada del mundo del espectáculo, a quienes llamaba “cerdos políticos” (politic piggies). En aquella lujosa propiedad se encontraban Sharon Tate, esposa del director de cine Roman Polanski -que en esos momentos estaba en Europa dando los últimos retoques a su película La Semilla del Diablo-, el peluquero de Hollywood Jay Sebring, el playboy Voytek Frikowski, Abigail Anne Folger y el joven Steven Earl Parent.
El primero en morir fue Steven Parent. Sentado al volante de su Nash Ambassador de color blanco, vehículo con el que se disponía a salir del recinto en el fatídico momento en que los acólitos de Manson llegaban a la propiedad alquilada por Tate, recibió cuatro disparos en el pecho del revólver de Tex. Junto a Charles Watson, entraron en la casa Linda Kasabian, Katie y Sadie Mae.
Tex Watson, frenético ya tras el primer crimen, apuntó a la cabeza de Voytek Frykowski, que estaba tumbado en un sofá, con su revólver de la marca Buntline Special. Éste se despertó sobresaltado y cuando preguntó qué era lo que querían, Tex contesto: “Soy el Diablo. Estoy aquí para hacer los negocios del Diablo. Entrégame tu dinero”.
En una de las habitaciones se encontraban charlando Sharon Tate, embarazada de ocho meses, y Jay Sebring. Cuando apareció Tex hubo un forcejeo y éste disparó a Sebring, atravesándole una axila. Después ataron a Sharon y a Sebring, que estaba inconsciente por el impacto.

Charles "Tex" Watson se ensañó con las victimas

Charles "Tex" Watson se ensañó con las víctimas

Todas las víctimas lucharon hasta el final por su vida: Frykowski logró liberarse de las ataduras y golpeó a Sadie Mae cuando ésta se disponía a matarle. Sadie le apuñaló varias veces en las piernas y Tex le disparó en dos ocasiones. Aún así, Frykowski seguía forcejeando, hasta que Tex reventó contra su cabeza la culata del Buntline.
Jay Sebring recibió cuatro puñaladas del descontrolado Watson y Abigail Folger murió cerca de la salida intentando escapar. Watson le cortó en el cuello y la apuñaló varias veces. Frykowski, al que creían muerto, consiguió salir al jardín para pedir ayuda. Se ensañaron con él. Fue encontrado con 51 puñaladas en el cuerpo.
Sharon Tate intentó también sin éxito escaparse. Katie y Sadie la alcanzaron y la sujetaron mientras Tex la apuñalaba hasta morir. Después ataron juntos a Sebring y a Tate, cuyo cuerpo desnudo evidenciaba el avanzado estado de gestación en el que se encontraba y que constituyó una de las imágenes más dantescas de la masacre. Tras el brutal crimen, Sadie Mae, con una toalla empapada en la sangre de la actriz, escribió en la pared del hall y en la puerta de entrada la palabra “cerdo” (pig)
Tras la orgía de sangre y muerte, los asesinos volvieron al rancho Spahn, en el conocido como Valle de la Muerte, donde se encontraba su cuartel general. Horas más tarde, sin que las autoridades hubiesen descubierto todavía el horrible crimen, Charles Manson y otro miembro de la Familia regresaron al 10.050 de Cielo Drive para borrar posibles huellas y recuperar un cuchillo que Sadie había perdido en su lucha con Frykowski. Después ambos regresaron al rancho y todos descansaron sin ningún tipo de remordimiento.

Escena del crimen. 10050 de Cielo Drive (Beberly Hills)

Escena del crimen. 10050 de Cielo Drive (Beberly Hills)

Más carne en el asador

Manson estaba dando ejemplo de cómo debía llevarse a cabo el Apocalipsis, pero su demostración aún no había concluido. La noche siguiente al asesinato de Tate y sus amigos, el Ford blanco y amarillo de la familia se detuvo en otra zona residencial, en el 3301 de Waberly Drive, en el distrito de Los Feliz, en Los Ángeles.
Acudieron Tex, Katie, Sadie, Linda Kasabian y Charles Manson, y con ellos dos jóvenes más de la Familia: Leslie Van Houten -Lulu- y Steve ‘Glem’ Grogan. Una vez dentro de la casa, encontraron a Leno LaBianca en pijama en el salón, y a su esposa Rosemary en una de las habitaciones. Lo que hicieron con ellos fue aún más brutal que lo ocurrido en Cielo Drive. A Rosemary la obligaron a tumbarse boca abajo en la cama y cubrieron su rostro con la funda de una almohada que ataron con el cable de una lámpara que encontraron en la mesilla. Leslie la sujetó mientras Katie y Tex la apuñalaban. Entre ambos le asestaron 41 puñaladas. La joven Leslie no se atrevió a apuñalarla mientras estuvo viva, pero tras su muerte, incrustó el cuchillo en sus nalgas unas 16 veces.
Leno LaBianca aún corrió peor suerte. Tex le apuñaló cuatro veces en la garganta con un cuchillo de la cocina. Después lo dejó clavado y siguió apuñalándole con su propio cuchillo y grabó en el abdomen de la víctima la palabra “guerra” (war). A continuación Katie, armada con un tenedor que encontró en la cocina, perforó los cuerpos del matrimonio, dejando finalmente el tenedor clavado en el estómago de Leno LaBianca. Con la sangre de Rosemary, la Familia repitió su habitual rito: escribieron en la pared “Muerte a los cerdos” (Death to Pigs), sobre un cuadro “sublevaos” y Katie, finalmente, escribió en la nevera la palabra “Caos” (Chaos).

El matrimonio LaBianca antes del brutal crimen

El matrimonio LaBianca antes del brutal crimen

Una vida entre rejas

La indignación en Los Ángeles y en todo Estados Unidos fue enorme. En apenas dos semanas habían sido asesinadas ocho personas de una forma salvaje. Una gran parte de la sociedad clamaba por la paz, repetía consignas contra la guerra de Vietnam y hablaba de la bondad del ser humano. ¿Qué había pasado con todos aquellos ideales? Los sesenta estaban llegando a su fin, y con ellos el amor libre, la vida en las comunas y la esperanza ante una sociedad mejor.
La Familia Manson se ocupó de recordar al mundo que existían jóvenes a los que la sociedad había dado de lado, jóvenes cuya forma de vida era alimentarse con los desperdicios de los supermercados, sin una oportunidad de llegar a algo en la vida, y cuyas únicas vías de escape eran la música y el LSD; almas perdidas que querían ser, como otros tantos, estrellas del rock y del cine, y que no podían conseguir, ni siquiera, una cama digna donde dormir. La forma de recordárselo a la sociedad, por desgracia, fue llevada demasiado lejos.

Hacia el final

Tras el asesinato de Gary Hinman, el sargento Paul Whiteley y el ayudante del sherif, Charles Guenther, fueron asignados al caso. En un principio se relacionaron las muertes de Tate-LaBianca con la de Gary Hinman, aunque Whiteley y Guenther sopesaban una posible relación debido a las pintadas con sangre en ambas escenas del crimen.
Tras la masacre en Cielo Drive, Roman Polanski fue considerado sospechoso del asesinato. Éste se encontraba en Europa en plena posproducción del filme de corte satánico La Semilla del Diablo (Rosemary´s Baby) cuando se produjeron los crímenes. En su filmografía existían un par de películas donde predominaban la sangre y la muerte. En Repulsión, un joven demente apuñalaba a su pareja en la bañera y en Cul de Sac (Callejón sin salida), un grupo de personas acababan asesinándose unas a otras. Sin embargo, Polanski nada tenía que ver con las muertes y llegó a ofrecer una gran recompensa a quien le ayudase a dar con los asesinos de su joven esposa.
En la casa, en el momento de la masacre, además de Tate, Abigail, Voytek, Jay y Steven se encontraba una sexta persona que, en un principio, fue también considerada sospechosa del crimen. Era William Garretson, el guardia de la finca, que se alojaba en la casa de invitados, situada en el jardín trasero de la residencia, y que afirmó no haber escuchado nada.
Finalmente, tras dos meses de investigaciones, y gracias sobre todo a las pistas descubiertas por Whiteley y Guenther, el día 15 de octubre se llevó a cabo una batida en el rancho Spahn. Fue detenida Kitty Lutesinger que, debido a la incompetencia de las autoridades, no fue interrogada hasta el día 31 de octubre. También se detuvo a Sadie Mae debido a las declaraciones de Kitty. La primera contó los crímenes a su compañera de celda Ronnie Howard y a Virginia Graham, con quien trabajaba en la cárcel. Éstas contaron todo a los detectives y, al final, Sadie Mae decidió declarar ante el Gran Jurado de California y contó lo ocurrido en el 10.050 de Cielo Drive el 8 de agosto de 1969. El círculo en torno a Manson y sus secuaces comenzaba a cerrarse.

Un circo mediático

Lo que siguió a las detenciones de Manson y la Familia fue uno de los juicios más espectaculares de la historia de los Estados Unidos, que comenzó el 15 de junio de 1970. Manson realizó múltiples declaraciones en las que culpaba a la sociedad por los crímenes que la Familia había cometido. Llegó incluso a raparse la cabeza y a tatuarse en la frente una cruz gamada para provocar la indignación del jurado -muchos de sus seguidores y seguidoras hicieron lo mismo-. El encargado de la acusación fue el fiscal Vincent Bugliosi, que años más tarde publicaría un libro, como ya he señalado, bajo el título de Helter Skelter (que en España se tradujo como Manson, Retrato de una “familia”), en el que se narraba con detalle todo el proceso.
El abogado defensor de Manson fue Irving Kanarek, quien representó a su cliente con gran ahínco, creyendo, según afirmaba, en su inocencia. El propio Kanarek no gozaba de la simpatía de la Fiscalía ni de los Tribunales del Estado y había estado involucrado en más de un asunto turbio; era, sin embargo, uno de los abogados defensores más eficientes de la Costa Oeste en aquellos años.
Tras un año de vistas y extravagantes declaraciones, que dieron forma a todo un circo mediático que hizo historia, durante el cual el mismo fiscal Bugliosi llegó a recibir amenazas de muerte por parte de admiradores de Manson y antiguos miembros de la Familia, el jurado salió a deliberar. El 25 de junio de 1971 pronunciaron el veredicto: Culpables.
En un segundo juicio Bugliosi pidió la sentencia de muerte para los acusados. Fueron sentenciados a la pena capital, pero esta no se llevó a cabo ya que el 16 de febrero de 1972 el Estado de California revocó la pena de muerte. Su condena fue conmutada por la de cadena perpetua.

Los crímenes de Tate-LaBianca fueron horribles, fruto de unas mentes psicóticas y enfermizas trastornadas por el LSD. Pero fue la poderosa influencia de Manson en sus seguidores lo que provocó sin duda los asesinatos, que seguramente no hubiesen sido cometidos sin su carisma. Manson era un líder nato, un gurú similar a los líderes de las sectas más peligrosas, que había aprendido de la Cienciología del escritor Ron Hubbard, en sus largas estancias en prisión, las técnicas para acaparar la atención de sus seguidores.

A pesar de todo, y tras haber sido definido como “el hombre vivo más peligroso de América”, Charles Milles Manson es considerado una celebridad en todo el mundo: hay canciones dedicadas a él, discos, club de fans, camisetas, libros… Una de las mejores bandas de rock de todos los tiempos, Guns N’ Roses, incluyeron un tema compuesto por él, “Look at your game girl”, y su frontman, el controvertido y genial W. Axl Rose, salía en ocasiones al escenario vistiendo una camiseta con el rostro de Manson que rezaba “Charlie don´t surf” en las apoteósicas giras del doble plástico Use Your Illusion.

Axl Rose en directo con una camiseta con el rostro de Manson

Axl Rose en directo con una camiseta con el rostro de Manson

Cuando Jeffrey Dahmer, el carnicero de Milkwaukee, fue detenido, sus cuchillos y la nevera donde guardaba los cuerpos de sus víctimas se subastaron. Hasta el mismísimo Johnny Depp compra cuadros de un asesino en serie… Debemos preguntarnos lo siguiente: ¿Cada vez que alguien realice un crimen ritual vamos a convertirle en un héroe? Nadie recuerda a Frykowski, ni a Sebring, ni al matrimonio LaBianca, pero la imagen de Charles Manson es un icono del siglo veinte, como lo son Marilyn o James Dean. Espero no aficionarme a coleccionar cuchillos.

Óscar Herradón Ameal

Texto publicado originalmente en la revista ENIGMAS (Editorial América Ibérica)

Todos los derechos reservados


Anuncios

Acciones

Information

8 responses

6 02 2009
Raúl Masa

Bueno, bueno, bueno…

Esto va quedando decente poco a poco.
No está mal, jejejeje, aunque hay que mejorarlo…

9 03 2009
laura

ps esta noticia
esta muy padre
digo yo no defiendo a manson
pero yo digo qe el fue
asi x lo mismo qe vivio
en su infancia
su madre le dio esa (educacion) y el se quedo con esa idea
eso fue del diablo

8 10 2009
Walace

hola a todos

si son fanaticos de “the beatles” como yo os quiero recomendar una pagina que descubri recientemente

http://www.beatlesandfriends.blogspot.com

muchos de los datos que alli escriben los desconocia

17 10 2009
giankjojo

es un demonio lo que tiene adentro como el hijo de sam que es el perro endemoniado.

18 02 2010
yenny carolina

esta de lujo

30 07 2010
Llibertat

No entiendo como puede haber gente que haga de Manson un héroe.
Para mí es alguien cruel, malvado… y las excusas de tener una infancia dura no me sirven, por desgracia conozco historias reales mucho más duras que las suyas y grandes personas han salido de ellas, o como mínimo personas que con esfuerzos han superado sus problemas y no han culpado al resto del mundo es más facil hechar las culpas a los demás y pargarlo con el resto, que luchar para que lo que te pasó no suceda más. Yo creo que los verdaderos heroes son aquellos que afrontan el duro pasado con esfuerzo para que no se repita.

Grácias por este trabajo de información Oscar.
Ha sido muy interesante

9 08 2011
patricia del carmen rios

desde hace muchos años que vengo interesándome por este tema y nada en la vida se justifica tanta crueldad ni tanto enseñamiento para cometer estos crímenes por este sujeto. en mi opinión éste hombre(?) de ninguna manera puede ser héroe de nada en este mundo.

31 03 2012
Javier Vargas

Excelente artículo, me hizo el día. Mucha información, buena investigación, felicidades. El asunto de la psicosis no creo que sea como para darle tanto tiempo, que me importa si el loco ese le echa la culpa a su infancia o nació loco, mucha gente con alto coeficiente intelectual sufre un overflow que detona en actos como este, afortunadamente son rarísimos, por lo general la gente es buena y son mayores los actos de amor que los de violencia y brutalidad. No se impresionen, exploten su humanidad y sean nobles con sus semejantes.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: