Los Magos de la Guerra

9 07 2014

Acaba de salir a la venta el nuevo libro de Óscar Herradón, Los Magos de la Guerra. Ocultismo y Espionaje en el Tercer Reich, editado por Libros Cúpula (Planeta).

Los magos de la guerra





Nazis en busca de la Atlántida

23 11 2011

Una de las mayores obsesiones de algunos líderes nazis, principalmente de Heinrich Himmler, fue hallar pruebas de la existencia de un continente o una isla perdida que corroborara la delirante teoría de que la raza aria tenía un origen divino que la convertía en superior al resto de los mortales. 

1 de julio de 1935. Cinco eruditos alemanes se reúnen con Heinrich Himmler en un espacioso despacho del cuartel general de la Orden Negra, en la Prinz-Albrecht-Strasse de Berlín. Aquellos cinco estudiosos representaban a Walter Darré, dirigente de la Oficina de Raza y Reasentamiento (RuSHA) y entonces Ministro de Alimentación y Agricultura del Reich, cuyas ideas paganistas tenían en el líder de las SSa un auténtico devoto.

El Reichsführer Heinrich Himmler.

El Reichsführer ya había levantado en Wewelsburg, en Westfalia, el centro espiritual y místico de su Orden, pero ahora pretendía crear un instituto de investigación que recuperase, como digo, las huellas del pasado “glorioso” de Alemania, recordando con nostalgia sus años de infancia en compañía de su padre, Gebhard Himmler, buscando monedas y objetos antiguos en yacimientos arqueológicos de la vieja Baviera.

Darré compartía su entusiasmo en la creación de dicho centro (precisamente su importante cargo al frente del Ministerio de Agricultura haría que pudiese desviar importantes fondos para sus proyectos) y a la siniestra y hasta relativamente poco tiempo secreta reunión, había sido invitado otro extraño personaje: Herman Wirth, uno de los prehistoriadores más célebres de toda Alemania cuyas heterodoxas teorías comulgaban a la perfección con las ideas extravagantes de Himmler.

Tras varias horas de intenso y apasionado debate, aquellos hombres decidieron fundar la Ahnenerbe; Wirth sería su presidente y el Reichsführer asumiría el cargo de superintendente y el control del Consejo de Administración. Su objetivo aparente: “fomentar la ciencia de la antigua historia intelectual”. Su verdadero objetivo: la creación de mitos que apoyasen los postulados del nacionalsocialismo y finalmente el exterminio en pos del fortalecimiento y expansión de la “nación aria”.

Himmler convirtió al instituto en parte integrante de la Orden Negra y a finales del otoño de 1935 la Ahnenerbe ya poseía su propia sede en una lujosa villa sita en uno de los barrios más ricos de Berlín, y sus oficinas en una de las calles más antiguas de la parte histórica de la ciudad, la Brüderstrasse (ocupaba los números 29 y 30), calle que se remontaba al siglo XIII. Pronto el instituto tendría sus propias bibliotecas, talleres y museos –algunos, como verá más adelante el lector, grotescos- y Himmler lo dotaría de amplios fondos para la investigación en el extranjero. El discreto líder SS, siempre a la sombra del Führer, llevaba tiempo queriendo hacerse notar y amén que lo estaba consiguiendo.

Emblema de la Ahnenerbe creada por Himmler.

Sabemos que éste, junto a otros nazis como Darré o Rosenberg, llevaba tiempo buscando un sistema de creencias que ocupara el lugar del cristianismo y el protestantismo en el Tercer Reich. Para potenciar una nueva religión de tintes paganos, los investigadores de la Ahnenerbe debían descubrir todos los vestigios que pudieran sobre las tribus germánicas y sus antepasados arios (descubrirlos o inventarlos, que de ambas cosas hubo). Las tribus de Germania apenas habían dejado constancia en soporte escrito de sus ancestrales creencias y prácticas sagradas y ya vimos que la obra de Tácito sobre este pueblo dejaba mucho que desear, siendo escrita sin un contacto directo con aquellos “bárbaros”. Ni qué decir tiene que los “descubrimientos” de personajes como Linz, Liebenfels o Sebottendorff, de los que Himmler era sin duda admirador, influyeron poderosamente en los miembros de la Ahnenerbe. La principal labor del instituto –al menos antes del estallido de la guerra-, sería “encontrar nuevas fuentes de información”.

Herman Wirth, el intelectual que cautivó al Reichsführer

El hombre al que Himmler encargó en un principio la dirección de su instituto era uno de los más controvertidos prehistoriadores y folcloristas del Tercer Reich. Enormemente culto –aunque imbuido de creencias muy discutibles–, afable y entregado a la causa de la Ahnenerbe, sería el primero de sus miembros que organizaría una gran expedición fuera de las fronteras de Alemania bajo los auspicios de la Orden Negra. En 1928 éste había fundado la Herman Wirth Gesellschaft o “Sociedad Herman Wirth”, antecedente directo de la futura “Herencia Ancestral Alemana”.

Aunque no existe unanimidad entre los investigadores sobre cuándo se conocieron por vez primera éste y el Reichsführer, la fecha más probable es la de mediados de 1934, apenas un año antes de la fundación de la organización “científica”; se especula que Himmler vio por primera vez al historiador en casa del matrimonio formado por Johann y Gesine von Leers, apasionados nazis y entusiastas de la pureza racial. Mientras que Johann era uno de los más célebres ideólogos y propagandistas del NSDAP (más tarde serviría en el Departamento de Información alemán en Egipto, durante el gobierno de Nasser, cuando se convertiría al Islam), y autor del exitoso libro antisemita Los judíos te vigilan, su esposa, Gesine, era una apasionada del ocultismo y se creía la reencarnación de una antigua sacerdotisa alemana, amiga íntima de Wirth y de Karl Maria Wiligut.

Herman Wirth, primer presidente de la Sociedad Herencia Ancestral Alemana.

Era demasiado habitual que Himmler se codease con este tipo de gente, por lo que no puede extrañar al lector a estas alturas que finalmente diese forma a una organización cuasi mística como era la Orden Negra. No obstante, parece ser que el líder nazi estaba al tanto de las investigaciones y conferencias del erudito desde mucho tiempo antes.

Una vez al mando de la Ahnenerbe, Herman Wirth, bajo su vetusto bigote y su extrema delgadez, parecía un hombre de otra época, un personaje que se había equivocado de tiempo y lugar. Medía sólo metro sesenta, pero era rubio y de ojos azules, lo que cautivó a Himmler. A sus 50 años –edad que tenía en 1935- estaba plenamente convencido de que se hallaba a punto de realizar, según la periodista Heather Pringle, un descubrimiento que sería trascendental para la historia alemana. Sus peculiares y poco ortodoxas teorías sobre el pasado (que décadas después influirían a estudiosos “heterodoxos” como Thor Heyerdahl o Erich Von Däniken), recogidas en su monumental obra La Aurora de la Humanidad, publicada en 1928, le habían granjeado no pocas críticas de sus colegas de profesión, aunque también los elogios de los grupos völkisch y nacionalistas, tan dados al pasado heróico.

Experto en escritura y símbolos antiguos –precisamente su departamento dentro de la Ahnenerbe se conocería como Instituto para el Estudio de la Escritura y de los Símbolos-, conocía el sánscrito a la perfección y varias lenguas muertas y había realizado tesis sobre las máscaras funerarias de los yupik, esquimales de Alaska y sobre el significado funerario de los antiguos dólmenes de Irlanda; a estas alturas de su carrera creía haber descubierto una antigua escritura sagrada que habría sido nada menos que inventada por una civilización nórdica cuyos vestigios se perdían en el Atlántico Norte hace miles de años; la escritura más antigua del mundo, que evidentemente para aquellos peculiares eruditos no podía ser sino aria.

La Atlántida: continente perdido, tierra prometida

Muy influido por el mito de la Atlántida, creía que su primordial escritura había sido precisamente inventada por los atlantes, los primeros nórdicos. El caso es que fuera o no fuera una escritura relacionada con el esquivo continente perdido, lo cierto es que el profesor estaba convencido de que sería capaz de descifrarla, desentrañando de esa manera los misterios “de la ancestral religión aria” que traían de cabeza a las SS.

Grabado que representa a la Atlántida. La búsqueda del continente perdido obsesionó a algunos nazis.

En La Aurora de la Humanidad el erudito catalogaba y analizaba millares de símbolos rúnicos de diversas culturas del norte de Europa. Se inspiró en Alfred Wegener, padre de la deriva continental, ideó una nueva teoría pseudocientífica, la de la “deriva polar”, según la cual el polo helado habría sido la cuna de los pueblos arios del norte; para comprobarlo, la Ahnenerbe enviaría diversas expediciones a las tierras más septentrionales, alguna de ellas encabezada por el propio Wirth. Siguiendo su investigación, los polos a la deriva y los continentes errantes acabaron con esa “raza ártica” perfecta, aunque algunos de sus miembros se habrían refugiado en remotos lugares aislados como la Atlántida, que tantos ríos de tinta ha hecho correr a lo largo de los siglos y que en la actualidad sigue acaparando la atención de investigadores de toda índole.

Tanto Wirth como Himmler, al igual que Rosenberg, estaban convencidos de que la Atlántida era un continente real, cuna de los antiguos arios, y que aún existían vestigios del mismo en el océano Atlántico, donde la raza nórdica habría evolucionado hace unos dos millones de años. El continente perdido de Wirth había ocupado en su momento de esplendor un territorio que se extendería desde Islandia hasta las Azores; asimismo, creía firmemente que en 1935 sólo algunos fragmentos del mismo permanecían a flote tras milenios de fuerte actividad tectónica: las españolas Islas Canarias, que también fueron centro de la investigación de los guardias negros, y las islas de Cabo Verde.

Alfred Rosenberg, ideólogo del Reich y férreo creyente en los mitos de la Atlántida como cuna de los arios.

Fue el filósofo griego Platón el primero en hablar de la Atlántida en sus diálogos Timeo y Critias, según él, una gigantesca isla de gran riqueza situada frente a las Columnas de Hércules (Gibraltar). Los atlantes, seres aparentemente dotados con poderes sobrenaturales, sus “puros” habitantes, tenían la intención de dominar el mundo –como los propios nazis- pero al parecer fueron vencidos por los atenienses hace 9.000 años, antes de que un gran cataclismo (quizá el Diluvio Universal del que habla la Biblia y que aparece una y otra vez en todas las culturas, bajo diferentes nombres) se tragara la isla, aunque quedando algún fragmento a flote durante milenios.

La teoría de Herman Wirth, no obstante, no era totalmente original; el erudito había bebido de fuentes anteriores e incluso de los ariosofistas como Guido von List o Lanz von Liebenfels, que creía que la última Thule era precisamente la Atlántida. En el siglo XVII, según narra Rosa Sala Rose en su Diccionario de Mitos y Símbolos del Nazismo, el historiador y científico sueco Olof Rudbeck había emplazado la esquiva Atlántida en Escandinavia en su obra Atlantica (manía ésta muy extendida entre los investigadores, la de situar en su tierra natal los lugares de poder y las tierras míticas de las que hablan las fuentes históricas y mitológicas). Según éste, precisamente en Escandinavia habría florecido la cultura más antigua de la humanidad, algo que sostuvieron más tarde muchos ideólogos nazis al relacionar a los arios con los nórdicos. Y, ni corto ni perezoso, afirmaba sin contemplaciones que nada menos que el sueco era la lengua hablado por Adán en el Paraíso.

Después, sería la ocultista rusa Madame Blavatsky, fundadora en 1875 de la Sociedad Teosófica, quien reavivaría el mito en La doctrina secreta (1888), al dividir la historia del hombre en siete grandes ciclos marcados por el ascenso y la caída de siete grandes razas. La cuarta de éstas, que ella consideraba antecesora de la raza aria, era la de los atlantes, gigantes con grandes poderes psíquicos que poseerían una tecnología superior obtenida a través del denominado “Fohat”, “energía cósmica” o luz primordial –término tomado del hinduismo-, quienes, tras la desaparición de su célebre continente, habían dado origen a la raza aria -la quinta-.

La ocultista rusa Madame Blavatsky.

El ariosofista Guido von List, que tanto influyó en la concepción del mundo de Hitler y de Himmler, en La escritura ideográfica de los ariogermanos, escrita en 1910, consideraba a los atlantes los descendientes del gigante Bergelmir, la versión nórdica del mito bíblico de Noé, recogida por el poeta, historiador y jurista islandés Snorri Sturluson en los Eddas, en el siglo XIII, textos que cautivaron la imaginación de un joven Himmler.

El periodista austríaco Guido von List, que también teorizó sobre la relación entre la Atlántida y los arios.

Pero las atrevidas y poco fiables teorías de Von List no se quedaban ahí; en otra obra publicada en 1914, El protolenguaje de ariogermanos, afirmaba nada menos que los megalitos prehistóricos de la Baja Austria demostraban la pervivencia en pleno continente europeo de una “isla” que habría formado parte en tiempos antiguos de la Atlántida; el mismo Wirth insistía en destacar el carácter sagrado de estas construcciones de piedra. Estaba convencido de la existencia de una antigua religión vinculada a las tumbas megalíticas que se habría desarrollado en las Edades de Piedra y de Bronce y cuyas principales figuras religiosas serían la madre tierra, y una especie de mesías redentor, hijo del cielo. Lanz von Liebenfels, por su parte, consideraba que los “sobrehumanos” atlantes fueron los primeros ancestros de la actual raza aria y ubicaba el continente perdido en el norte del océano Atlántico, teoría que haría suya Wirth.

Según Rosa Sala Rose, la tergiversación del mito ofrecía numerosos atractivos para la asimilación ideológica nazi, pues por una parte ofrecía a éstos “la posibilidad de ubicar histórica y geográficamente el origen de la raza aria en un universo legendario y ennoblecido por la tradición (…). Por otra, permitía elevar a una dimensión cuasi-religiosa el peligro de la mezcla de razas, otro de los dogmas fundamentales del nazismo”, ya que el declive de los atlantes y de la raza aria –creían- había venido precisamente por mezclarse con “razas inferiores” y esta creencia alentaba por tanto la idea de regresar a la perfección perdida por medio de la eugenesia y la depuración racial.

Ninguno de los mitos avalados por el nazismo ni estudiados por la Ahnenerbe fue ni mucho menos inocente. La tergiversación y manipulación de los mismos sirvió a los nazis para justificar muchos de sus actos más crueles, y esto lo sabían cínicamente Himmler y todos aquellos “científicos” que trabajaron bajo su mando.

Himmler creía que la teoría de la Cosmogonía Glacial de Hans Hörbiger y sus grandes cataclismos, avalaba la suposición de que la Atlántida habría poseído una gran cultura antes de su caída tras una gran catástrofe cósmica (de la que serían vestigios las visiones apocalípticas citadas de la Biblia y los Eddas). El mismo Rosenberg señalaría la posibilidad de que la Atlántida hubiera sido un centro cultural nórdico, patria de una raza primigenia creadora de una gran cultura ubicada en lugares “en los que hoy se agitan las olas del océano Atlántico y que son atravesados por gigantescas montañas de hielo”, en clara sintonía con las teorías de Hörbiger por una parte y de los ariosofistas por otra.

Hans Hörbiger

Además, Rosenberg creía que Islandia podía ser un vestigio del continente perdido –relacionado con la isla de Thule–, y el mismo Herman Wirth, protagonista de este capítulo, buscaría la denominada tierra nórdica de Adland –la Atlántida de los griegos– precisamente al sudoeste de Islandia, a pesar de que todos los indicios científicos desmentían tan enrevesadas hipótesis.

Sin embargo, Heinrich Himmler –al igual que el propagandista völkisch Heinrich Pudor–, tenía preferencia por la isla alemana de Helgoland, situada al sudeste del Mar del Norte, a la hora de ubicar el mítico continente perdido platónico –para él la Atlántida, claro, no podía ser sino alemana–, y enviaría a miembros de su Ahnenerbe al lugar con la intención de que realizaran mediciones topográficas y buscaran fuentes curativas, como le pediría a otros expedicionarios enviados a otros recónditos lugares, obseso como era de las terapias alternativas –no olvidemos que era un notorio hipocondríaco– que en él adquirirían connotaciones nada inocentes.

Himmler seguía las teorías sobre Helgoland del pastor luterano Jürgen Spanuth. Éste, poderosamente atraído por las tradiciones populares del lugar, postuló que en el territorio isleño de Jutlandia quedaban vestigios de un antiguo culto solar y que Helgoland era la capital de los atlantes, que se había sumergido tras la subida del mar a causa del deshielo. Según afirmaba, la zona conocida por los pesadores locales como fondo rocoso coincidiría con el antiguo emplazamiento de los palacios y edificios, y el fondo no serían sino vestigios de sus ruinas. Otros estudiosos, muy admirados por los nazis, apuntaban que Helgoland era el principal lugar de culto del dios noruego Forseti -o Posites-, al que varios arqueólogos vinculan con el dios griego de los mares, Poseidón.

La isla alemana de Helgoland, en el mar del Norte, que Himmler creía podía tratarse de un resto de la Atlántida.

Camino de las fuentes primigenias

Al igual que los futuros nazis, en 1920 Wirth, desencantado por la derrota e la Gran Guerra, también estaba plenamente convencido de que la civilización occidental se hallaba al borde del colapso. Sólo mirando al pasado –pensaba– podrían los alemanes volver a forjar un futuro esperanzador.

¿Y dónde creyó Wirth haber encontrado esa escritura sagrada que, descifrada de forma correcta, serviría para sentar nada menos que las bases de una nueva y poderosa Alemania? Pues no muy lejos de la tierra que lo vio nacer, en la provincia de Frisia, en la costa septentrional de los Países Bajos. El estudioso, que buscaba con ahínco todo aquello que pudiera entrañar algún significado oculto, creyó descubrir los vestigios de un antiguo jeroglífico septentrional disimulado en unas pequeñas esculturas populares de madera, de gran antigüedad, que estaban talladas con diversas formas, tallas que decoraban el hastial de muchas granjas frisonas –de por sí el pueblo frisón era un pueblo lleno de misterio desde tiempos romanos–.

El presidente de la Ahnenerbecreía que el significado de ese “antiguo sistema de escritura ario” se había perdido con el tiempo, un sistema que, como apunté anteriormente, creía origen de todos los alfabetos conocidos, desafiando con dichos postulados a toda la comunidad científica en general y a los lingüistas en particular, quienes en la década de 1930 situaban los vestigios más antiguos de escritura en el antiguo Egipto y en Mesopotamia.

Fue el filósofo griego Platón el primero en hablar del continente perdido en sus Diálogos "Timeo" y "Critias".

Aún así, Wirth siguió en sus trece, autoconvenciéndose y convenciendo a Himmler a su vez de la antigüedad del alfabeto redescubierto. También los conocimientos geológicos de Herman para hallar esa “Atlántida” perdida dejaban mucho que desear y obviaban algunos de los últimos descubrimientos de la época sobre el fondo oceánico que sin duda habrían echado por tierra sus descabelladas teorías.

Su objetivo se hallaba en el Ártico, lo que creía que antiguamente había sido “un maravilloso y mágico jardín”. A pesar de su edad, se sentía preparado para ponerse en marcha en busca de su continente perdido y de la primera escritura de los arios primigenios.

Como otros investigadores alemanes nacionalistas, Wirth estaba convencido de los remotos orígenes septentrionales de la raza nórdica. En tierras árticas, donde la luz del Sol apenas hacía acto de presencia durante los meses de invierno, los nórdicos habían considerado –al menos así lo creía– al sol como una divinidad celeste. Para señalar las fechas de sus festividades religiosas y el movimiento del Sol a lo largo del horizonte, Wirth pensaba que los pueblos del norte habían diseñaron ideogramas que después evolucionarían hasta un completo sistema de escritura. Aquel alfabeto perdido en la noche de los tiempos esperaba a un intrépido que lo reencontrara y le devolviera su antiguo esplendor.

Al igual que Himmler, Wirth se sentía poderosamente atraído por la parapsicología. Rodeado de su propio grupo de fieles seguidores desde 1925 -cuando se afilió al Partido Nazi-, promulgaba su propia forma de vida sana entre sus “discípulos”, rechazando la carne y el tabaco y elogiando la vida en el campo frente al bullicio de la gran ciudad, al igual que harían organizaciones como la Liga de los Artamanes y más tarde las Juventudes Hitlerianas.

Un grupo de las Juventudes Hitlerianas saludando a su jefe supremo.

En ocasiones, cuando invitaba a sus jóvenes alumnos a cenar a su casa, su esposa, Margarethe Schmitt (que acostumbraba a aparecer en dichas veladas ataviada como una dama medieval) solía permanecer en silencio, mientras el profesor afirmaba que leía sus pensamientos a través de la telepatía. Ante la estupefacción de los presentes, Wirth también sostenía que su esposa poseía dotes de clarividencia.

Teniendo en cuenta que Himmler creía poder entrar en comunicación psíquica con el emperador medieval Enrique I, del que se creía reencarnado, y que su principal consejero en asuntos místicos hasta finales de los años treinta, Karl Maria Wiligut, decía comunicarse con los ancestros de Alemania, la Ahnenerbe no podía contar con un respaldo absoluto de la comunidad científica. Sin embargo, Heinrich Himmler ya era por aquel entonces el personaje más poderoso del Reichdespués de Hitler, y nadie podía llevarle la contraria, al menos abiertamente.

La isla sueca de Böhuslan, a donde viajó una expedición nazi comandada por Herman Wirth.

En otoño de 1935, el académico viajó junto a otro oficial de las SS, Wilhelm Kottenrodt, hasta la remota región de Bohuslän –Bausa-, en la costa oeste de Suecia. En aquel remoto lugar se hallaban imponentes esculturas de la Edad de Bronce. Durante su viaje por la zona y otras regiones del país, tomaron muestras de escayola de esas asombrosas esculturas, entre ellas el molde de una antigua esvástica.

En febrero de 1936 Herman, que recientemente había sido nombrado Untersturmführer de las SS, intentaba convencer a Himmler de la necesidad de regresar a la región para recabar más pruebas de sus estrambóticas teorías, esta vez en un viaje financiado por la Ahnenerbe. Éste le autorizó a que organizara y se pusiese a la cabeza de una expedición a Escandinavia que partiría en julio de 1936. Sería la primera expedición oficial de la Ahnenerbe en busca de los orígenes míticos de la raza aria.

Un siniestro personaje al frente del Instituto

Como director de la Ahnenerbe, Heinrich Himmler colocó a un tal Wolfram von Sievers, un hombre joven de 31 años, fuerte complexión, gran altura y una mirada hipnotizadora, penetrante, incapaz de ocultar su innata maldad; de extraordinario talento para la organización y meticuloso como su jefe, en la primavera de 1936 se puso a organizar con Wirth, todavía presidente –y del que Sievers había sido secretario desde 1932– la incipiente expedición a tierras escandinavas.

Sievers se había decantado por los estudios de la teoría racial, el folclore y la historia germánica, además del examen de los rasgos de los enemigos oficiales del partido nazi, “los judíos, Roma y los jesuitas, los masones y los bolcheviques”, como él mismo escribía en octubre de 1935 en su correspondencia personal. En 1929 se unió al NSDAP y fue considerado como “el primer espécimen nórdico”. En 1933 fue aceptado en las SS y en su examen de reconocimiento médico un oficial de la RuSHA anotó “es deseable la procreación”.

Sievers sería el encargado de la organización de la primera expedición del misterioso instituto. La Sociedad Alemana para la Preservación y el Fomento de la Investigación, comandada por un nazi apasionado, el doctor Johannus Stark, otorgó a Herman Wirth 8.000 marcos del Reich; el resto de la expedición sería financiada por el propio las SS. Reunido ya el equipo, el propio Wirth, un cámara de la Orden Negra, Helmut Bousset y otras cinco personas –entre ellas el escultor Wilhelm Kottenrodt–, partieron hacia las lejanas tierras nórdicas.

Wolfram von Sievers con uniforme de las SS.

Las órdenes del Reichsführer fueron tajantes; como no quería problemas internacionales que dañaran la imagen de su recién creada institución, ordenó que no se hiciera ostentación de la esvástica ni se trataran temas políticos con desconocidos, que no bebieran ni fumaran en horas de servicio y que se gastaran los fondos con moderación.

Durante su viaje por tierras boreales, la expedición sacó gran cantidad de moldes de yeso de esculturas y tallas en distintos yacimientos y regiones. Aquel fue un periplo tan fascinante como agotador a través de fiordos, escarpados y peligrosos acantilados, espesos bosques… trasladando moldes que en ocasiones alcanzaban los tres metros de longitud y pesaban más de 100 kilos.

En septiembre ya habían tomado 55 grandes moldes y el presidente de la Ahnenerbe enviaba un informe a Himmler desde el campo base con palabras tan entusiastas y pretenciosas como las siguientes, el 4 de septiembre de 1936: “Será una colección que no tiene parangón ni jamás lo tendrá. Cualquiera que desee estudiar la raza nórdica en relación con el arte rupestre tendrá que venir a Alemania, a la Deutsches Ahenerbe, puesto que sólo allí se reunirán sus principales monumentos (…)”.

Después, partieron hacia la costa occidental de Noruega, rumbo a la pequeña isla Rodoya, a sólo unos cientos de kilómetros del Círculo Polar Ártico, donde se hallaba un desconcertante relieve al que calculaban unos 4.000 años de antigüedad, no lejos del lugar donde el erudito creía que se hallarían los vestigios de los primeros arios.

Un cambio en el rumbo de los acontecimientos

Mientras la expedición aún se encontraba en Noruega, el propio Adolf Hitler hizo una declaración pública en la que condenaba la verborrea mitológica de Wirth y la actitud del comerciante Ludwig Roselius para con éste, que le había construido la espectacular sala de conferencias en la Böttcherstrasse. El Führer no toleraba demasiado bien, como todo megalómano, que sus súbditos elogiaran a otro que no fuera a él mismo, a pesar del gran poder que aunarían personajes como Göering, Goebbels o el propio Himmler a lo largo de los años que duró el régimen.

Durante el impactante mitin del Partido celebrado en Nuremberg en septiembre de 1936, en un apasionado discurso sobre la cultura alemana, Hitler cargó las tintas en un determinado momento contra estos dos  personajes: “Nosotros no tenemos nada que ver con esos elementos que sólo entienden el nacionalsocialismo en términos de habladurías  y sagas, y que, en consecuencia, lo confunden demasiado fácilmente con vagas frases nórdicas y que ahora están iniciando su investigación basándose en motivos de un mística cultura atlante. El nacionalsocialismo desprecia claramente esa cultura de la Bötterstrasse”. Más claro, agua.

Mitin del NSDAP en Núremberg.

Walter Wüst, nuevo lugarteniente de la Ahnenerbe

A pesar de que Himmler continuaría con sus investigaciones, no podía obviar las palabras de Hitler respecto a Wirth, hecho por el que podían peligrar incluso sus propias investigaciones. Así que no le quedó más remedio que cesarle en el cargo antes de que regresara de Noruega. A su vuelta, estupefacto, Wirth supo que el nuevo presidente de la Ahnenerbe era el doctor Walter Wüst, quien había trabajado como informador y espía para el Servicio de Seguridad de las SSy que ocupó oficialmente el nuevo cargo el 1 de febrero de 1937.

Walter Wüst

Wirth no encontró pruebas definitivas sobre la “existencia” de un continente perdido o un alfabeto ario ancestral, pero otras expediciones se preparaban para hallar pruebas que demostraran al Reichsführer su teoría sobre la divinidad de la raza aria –ver recuadro-, tomada sin duda de los postulados de los ariosofistas como Lanz von Liebenfels. Con el estallido de la Segunda Guerra Mundial, de la que Hitler culpaba a los judíos siendo el auténtico responsable de la misma –que sin duda deseaba desde la derrota alemana en la Gran Guerra-, muchas de las expediciones programadas por la Ahnenerbe tuvieron que cancelarse –ver recuadro- y Heinrich Himmler, el “mago negro” del Tercer Reich, hubo de enfocar sus esfuerzos a la maquinaria bélica, aunque sin olvidar hasta la caída del “Reich de los Mil Años” sus obsesiones místicas y su pasión por la arqueología y la pseudociencia.

Finalmente no lograría ver cumplido su sueño. En los estertores de la conflagración, ingirió una cápsula de cianuro ya estando en manos de los aliados. El principal responsable junto al Führer del Holocausto, el policía más temible del siglo XX, había burlado al verdugo. Fue su última victoria.

Expediciones en busca de los vestigios de la Atlántida

Tíbet. Ernst Schäfer y varios expertos de la Ahnenerbe, entre ellos el antropólogo Bruno Beger, viajaron a los bastiones helados del Himalaya siguiendo órdenes de Himmler en busca, una vez más, de vestigios de los antiguos señores arios. La expedición, que pretendía demostrar también teorías como la del Hielo Cósmico de Hörbiger o la Tierra Hueca, que fascinó a aventureros como Ossendowski o Röerich, logró penetrar en Lhasa, visitando el palacio de Potala y realizar también tareas de espionaje al servicio del Reich. Beger realizó mediciones craneales de numerosos tibetanos y tomaron máscaras de yeso de sus rostros, ya que el antropólogo estaba convencido de que los nobles tibetanos eran los últimos señores arios, a los que llamó európidos.

Desde principios del siglo XIV se había difundido en Alemania la creencia de que las razas arias se habían expandido desde Asia Central, probablemente desde el Tíbet. El profesor que inculcó a Beger su fanatismo fue Hans F. K. Rassengünther, para quien el noroeste de Europa era la cuna de los nórdicos. Como en el mito de la Atlántida que cautivó a Wirth, los nórdicos de los que hablaba se habían llevado con ellos la ciencia de la construcción y un sofisticado sistema social, dejando a su paso dólmenes y círculos de piedra en distintos lugares del mundo. Para el profesor de Bruno, en la India habían compuesto los Vedas hindúes.

En su camino los arios más débiles habían cedido a la tentación y se habían fusionado con las razas inferiores, derrumbándose el gran imperio nórdico. En los Vedas, afirmaban, resuena el lamento por esa inmoral mezcla de razas, al igual que en el sistema de castas. De aquella “contaminación” de la sangre el profesor culpaba al budismo, como lo haría también Schäfer. Los guardias negros debían comprobar sobre el terreno las teorías sobre los atlantes y los arios postuladas por la ocultista rusa Madame Blavatsky.

Ernst Schäfer, líder de la expedición nazi al Tíbet.

Viajes frustrados:Varias ambiciosas expediciones de la “Sociedad Herencia Ancestral” se vieron canceladas por el estallido de la Segunda Guerra Mundial. El estudioso Edmund Kiss pretendía viajar hasta Tiahuanaco, en Bolivia, para comprobar sobre el terreno la Teoría del Hielo Cósmico de Hörbiger y su relación con la repentina desaparición de la Atlántida –Kiss creía que precisamente en el altiplano boliviano se podrían hallar vestigios del continente perdido–; el viaje, patrocinado por Himmler, sería finalmente suspendido.

Junto a esta, fueron canceladas la expedición de Otto Huth a las Islas Canarias, que algunos nazis, como éste y Herman Wirth, creían restos meridionales de la Atlántida, y la programada por el doctor Bruno Schweizer a Islandia con la intención de recopilar su folclore, antiguas danzas, creencias y supersticiones y reunir semillas para después plantar en el nuevo Reich.

Extracto del libro La Orden Negra, el ejército pagano del Tercer Reich, de Óscar Herradón, publicado en 2011 por la editorial EDAF.

La Orden Negra. El ejército pagano del Tercer Reich.

Para adquirir ejemplares:

http://www.edaf.net/es/libro.asp?producto=1845





Tiahuanaco, la puerta de los dioses

12 07 2011

Nazis tras las huellas de la raza aria

Tuve una revelación cuando, siendo un joven ingeniero, observé un día una ola de acero fundido sobre la tierra mojada cubierta de nieve: la tierra estallaba con cierto retraso y con gran violencia.

 Han Hörbiger

Hoy existe una auténtica fascinación por las civilizaciones desaparecidas, por las grandes construcciones del pasado que, como en Mesoamérica o Egipto, desafían por su antigüedad –muy discutida- y su complejidad arquitectónica, a los estudiosos de diferentes campos. Desde las páginas de mi muy querida revista ENIGMAS no son pocos los artículos que dedicamos, desde hace ya muchos años, a lugares tan fascinantes y a su vez tan desconcertantes como Chichen Itzá, Machu Picchu, Angkor Wat, el Valle de los Reyes, la isla de Pascua, Stonehenge, Teotihuacán o Tiahuanaco, entre muchos otros, enclaves milenarios donde el misterio siempre encuentra resquicio para liberarse de la encorsetada metodología de la ciencia más ortodoxa. Lugares mágicos, sin duda, tanto por su belleza como por su trazado, su orientación y su desafío, en ocasiones, a la misma razón.

Puerta del Sol de Tiahuanaco, en el altiplano boliviano.

Pero esa fascinación actual, que va en aumento, por esos templos del Cosmos y del pasado no es nueva, pues ya cautivó a numerosos eruditos del siglo XIX y principios del XX, entre ellos a personajes que trabajaron para la maquinaria nacionalsocialista, algunos de ellos, incluso, nazis convencidos. Ya vimos la pasión de Wirth por las pinturas rupestres y la Atlántida, de Grönhagen por los Eddas y la religión pagana del norte de Europa, de Wüst por los persas y el orientalismo… también de la Ahnenerbe por la cultura megalítica que llevó a considerar Externsteineel “Stonehenge alemán”; pues bien, también las culturas precolombinas llamaron poderosamente la atención de la Orden Negra y de su líder, y lo que es más insólito, la propia Sociedad Herencia Ancestral organizaría una expedición –finalmente frustrada– al Nuevo Mundo como antes lo hiciera al Este y al Norte de Europa, al Mediterráneo y al Norte de África y más tarde lo haría a los confines de Asia, episodio que enseguida recuperaremos del olvido de la Historia.

Emblema de la Sociedad Herencia de los Ancenstros (Ahnenerbe)

El lugar elegido sería precisamente Tiahuanaco, en el altiplano boliviano, y su artífice el estudioso alemán Edmund Kiss. Veamos primero quién fue este singular personaje que acabaría sirviendo a las órdenes del príncipe de la Orden Negra. Kiss había nacido en 1886 en Alemania. Había estudiado arquitectura y más tarde se aficionó a la arqueología –ciencia que afirmaría haber estudiado, pero que no parece fuera cierto-. Para cuando llamó la atención de los nazis, era un veterano y héroe de guerra que en la Primera Guerra Mundial, la misma en que lucharon tantos futuros nacionalsocialistas, incluidos su líder, había sido herido de bala en dos ocasiones y condecorado con dos cruces de hierro, de primera y segunda clase.

Tras la conflagración pasó a trabajar como contratista de obras en Münster y allí en donde entraría en contacto por primera vez con la denominada Teoría de la Cosmogonía Glacial que también se convertiría en pasión fundamental de Himmler. Dicha Teoría del Hielo (Welteislehre o Grazialkosmogonie) había sido ideada a principios del siglo XX por un ingeniero y astrónomo aficionado austríaco, Hans Hörbiger, ayudado por el astrónomo amateur Philipp Fauth, quien la expuso en 1913 en su libro Cosmogonía Glacial, que alcanzaría pronto un éxito inusitado en toda Alemania e incluso fuera de ella.

Según Hörbiger, que no tenía una sólida formación científica fuera del campo de la ingeniería, la materia prima del Universo era el hielo, presente en todos los rincones del Cosmos: la Vía Láctea y todos los cuerpos celestes –a excepción de la Tierra, que no lo estaba en su totalidad– estaban revestidos de aquel material. Según el pseudocientífico, en el principio de los tiempos había existido también una enorme madre de fuego mucho más grande que el Sol. Para Hans, cuanto acontecía en el Universo se debía a una lucha primigenia entre estos dos elementos antagónicos: hielo y fuego, que más tarde, sin duda por intereses políticos en plena Alemania nacionalsocialista, extrapolaría a la lucha entre los arios y los seres inferiores (Untermenschen). En un momento dado, ambas masas chocaron y se produjo una brutal explosión, similar al Big Bang, que habría originado los planetas, un total de 30 según él, todos ellos dominados completamente por el hielo a excepción de la Tierra.

El ingeniero austríaco Hans Hörbiger, cuyos postulados influirían en Hitler y en Himmler.

Utilizando conceptos místicos derivados del ariosofismo y aquellos conceptos científicos que le interesaban para esbozar su atrevida –y para muchos absurda- teoría, que sería objeto de una aplastante denuncia del mundo académico, continuó apuntando, con complejas y a menudo absurdas explicaciones, que los cuerpos celestes poderosos como nuestro planeta atrapaban con su fuerza gravitacional a lunas más pequeñas en órbitas decrecientes que acababan impactando contra la Tierra, provocando grandes inundaciones, terremotos y erupciones volcánicas. Nuestra Luna actual sería la cuarta y las tres anteriores, en su colisión, –generando “fracturas de luna”–, habían sido nada menos que las responsables de los cambios climáticos en la antigüedad, la desaparición de los dinosaurios e incluso de la Atlántida. La última de estas hecatombes, la que acabó con el continente perdido platónico, tuvo lugar, según él, hacía once mil años.

Como Blavatsky y más tarde ariosofistas como Liebenfels, también creía que la tierra estuvo un día poblada por seres extraordinarios, como gigantes, por lo que no es de extrañar que los científicos le consideraran, más que un advenedizo, prácticamente un loco. Siguiendo su enrevesada teoría, los pocos supervivientes de la subida de las aguas se habrían refugiado en cinco “plazas atlantes”, situadas en Nueva Guinea, Abisinia, México, el Tíbet –a donde también acudirían los caballeros de la esvástica– y Tiahuanaco, en Bolivia, que sería el enclave que más tarde despertaría el interés de Edmund Kiss y de la Ahnenerbe.

Hörbiger iba aún más allá y en tiempos del Tercer Reich, cuando se afilió al Partido nazi y gozó del respeto incluso de Adolf Hitler, afirmaría que “los embriones de los arios había permanecido conservados en el hielo cósmico primigenio antes de su caída en la Tierra en forma de protoplasma”. Hörbiger, como buen nacionalsocialista, no podía comulgar con las teorías evolucionistas (no obstante, una parte importante del darwinismo influiría notablemente en la cosmovisión de Hitler, pues postulaba que sólo las especies más fuertes –el hombre ario, claro- pueden sobrevivir) que señalaban que los arios, como el resto de seres humanos, descendían de los homínidos y tampoco con la visión judeocristiana del creacionismo–.

A pesar de los enrevesado y ridículo de sus teorías, Hörbiger comenzó a ganar adeptos entre la comunidad Völkisch y poco después cautivaría a los nazis, incluido como digo el propio Führer, que también consideraba su lucha en términos de una batalla primigenia entre la luz (el fuego, que identificaba a los arios) y las tinieblas (el hielo, el frío que representaba a los judíos y a los enemigos del Reich).

Cubierta de Los Eddas, de Snorri Sturluson, las compilaciones islandesas de mitología nórdica que inspirarían a Hörbiger.

El ingeniero se había inspirado en los Eddas de Snorri Sturluson, que tanto dieron de sí a los nacionalistas alemanes, donde se relata cómo el Universo salió del caos primigenio gracias al enfrentamiento entre el hielo que cubría Ginnungagap, en el norte, y el fuego que originó el viento que soplaba desde Muspellsheimr, en el sur. Tras el contacto con el fuego, parte del hielo acabaría fundiéndose y del agua subsiguiente surgiría el cuerpo de Yurir, engendrador de los gigantes.

Hans estaba convencido de que la tierra volvería a sufrir una hecatombe, esta vez la definitiva, un cataclismo que haría la vida imposible sobre el planeta, cuya corteza estallaría y el hielo lo dominaría todo hasta que la Tierra acabara estrellándose con el Sol. No aportaba demasiadas esperanzas a la raza humana, aunque parece que predijo más bien la caída de su Tercer Reich…

El mayor entusiasta de entre los nazis con la Cosmogonía Glacial sería, cómo no, de nuevo Heinrich Himmler, que dedicaría un departamento de la Ahnenerbe a su estudio y verificación, incluyendo entre los estudiosos en nómina del instituto al propio Hans Hörbiger. La teoría del ingeniero gozó de tanta popularidad porque era intuitiva –el mismo Hans afirmaba que la había ideado gracias a una inspiración–, y “puramente germánica” para los grupos Völkisch, que debía contrarrestar la ciencia racionalista judía representada por Albert Einstein y por Sigmund Freud. Himmler, Göring, Baldur von Schirach (líder de las Juventudes Hitlerianas), y el propio Hitler, todos sentían devoción por la Teoría de la Cosmogonía Glacial, hasta el punto de que en los megalómanos proyectos del Führer para la ciudad de Linz, donde descubrió su “misión” providencial, en el Pöstlingberg, con una espléndida vista de la ciudad y de los Alpes, el líder nazi pretendía construir un gran observatorio astronómico coronado por una gran cúpula con un planetario de tres pisos: el inferior mostraría la concepción cosmológica de Ptolomeo, el segundo la de Copérnico y el piso superior la Teoría de la Cosmogonía Glacial de Hörbiger, que precisamente era conocido por los nazis como “el Copérnico del siglo XX”.

Baldur von Schirac, líder de las Juventudes Hitlerianas, quien compartía los postulados de la Teoría del Hielo Cósmico.

Próxima parada, Bolivia
Así que Edmund Kiss se sintió fascinado por la teoría de Hörbiger y pensó que podría corroborarla en los Andes bolivianos, concretamente en Tiahuanaco, cerca del lago Titicaca, convenciéndose de que sus espectaculares ruinas no eran sino vestigios de una antigua colonia nórdica en el Nuevo Mundo. En 1927 el robusto arquitecto y escritor –sus novelas, de las que luego hablaré, tuvieron un éxito inusitado en Alemania-, se puso en contacto con el polifacético estudioso austríaco Arthur Posnansky, que vivía en Bolivia, sería director del Museo Nacional del país y de la Sociedad Arqueológica boliviana, fundada en 1930, y era un “experto” en las milenarias ruinas que despertaron la inquietud de Kiss.

Una de las escasas imágenes que se conservan de Edmund Kiss.

Basándose en supuestos cálculos arqueoastronómicos, que realizó en colaboración con Ralf Muller, dedujo que Tiahuanaco había sido construida en torno al 15.000 a.C. en plena era glacial antediluviana. Siguiendo las teorías de Hörbiger y otros, señaló que debido a la gran inundación del 11.000 a.C. (que hacía coincidir con el Diluvio universal bíblico), hubo una progresiva disminución del lago Titicaca, que provocó que la ciudad de Tiahuanaco, construida –según él- en sus orillas, se distanciara unos 22 kilómetros debido a los cambios en el nivel del mar.

Pero Posnansky aún iba más allá. Afirmaba que tras la gran inundación, los supervivientes fueron capaces de desarrollar avanzadas técnicas agrícolas que generaron excedentes de maíz, patatas o maca. Para corroborar sus hipótesis, además de las mediciones arqueoastronómicas, aportó el hallazgo del esqueleto de un toxodonte –un mamífero extinto hacía 12.000 años-m junto a huesos humanos en un mismo estrato estratigráfico. Para él era suficiente e hizo oídos sordos a los arqueólogos contemporáneos más serios, que consideraban que Tiahuanaco había sido diseñado y levantado hacía unos 2.000 años por el pueblo andino indígena antepasado de los incas.

Aquellas espectaculares ruinas y sus inmensas puertas labradas con jaguares y extraños caracteres mitológicos, Posnansky creía que habían sido construidas por un misterioso grupo de inmigrantes procedentes de tierras occidentales, de raza aria, claro. Arthur, que según Christopher Hale “se equivocaba de medio a medio”, había macerado su curiosa fantasía en el caldo venenoso del racismo, que contribuiría a incrementar Kiss y sus delirios Völkisch. Posnansky sentía un enorme desprecio por los pobladores de la zona, los aimara, máxime cuando éstos sostenían –probablemente no sin razón-, que Tiahuanaco había sido construida por sus antepasados hacía unos 2.000 años. Edmund Kiss introduciría a su colega en la antropología racial alemana y Arthur se propuso hacer algo que sería muy común entre las hordas nacionalsocialistas de la Ahnenerbe durante los años 30: realizar mediciones –craneales y de otro tipo- de los pobladores locales, además de tomar fotografías, para clasificarlos racialmente y comprobar si su nivel de desarrollo les había permitido realizar construcciones de tales características. Evidentemente, Posnansky, los aimara no pasaron la prueba.

Plano de Edmund Kiss de Tiahuanaco.

Kiss absorvió también las ideas de su colega y en 1928 decidió viajar a Bolivia financiando su expedición con los 20.000 marcos que había ganado en un concurso literario. Durante meses Tiahuanaco se autoconvenció de que habían sido los arios quienes habían levantado la ciudad usando una avanzada tecnología y que habían tenido que abandonarla tras la catastrófica serie de inundaciones y erupciones volcánicas señaladas por Hörbiger. Kiss dibujó numerosos planos de la ciudad y copió cuidadosamente todas las enigmáticas inscripciones.

Hörbiger creía que en el centro ceremonial boliviano se practicaba hacía milenios una religión mística de culto al Sol muy anterior al del antiguo Egipto, algo que Kiss “corroboró” sobre el terreno. Además, se sintió especialmente atraído por una gran cabeza de piedra que mostraba al parecer rasgos nórdicos “puros” y esto, unido a que descubrió también un parecido mayor de las construcciones con la arquitectura dórica de Grecia que con el “estilo inferior” de las edificaciones de los indios, le llevó a afirmar que aquellos templos constituían, según Rosa Sala Rose, “un  territorio periférico del legendario imperio de la Atlántida”.

En la denominada “Puerta del Sol” de Tiahuanaco, Edmund Kiss halló una inscripción que el alemán consideró un calendario astronómico que creía sería capaz de descifrar y que constituía una prueba, a su parecer, de las teorías cósmicas de Hörbiger. Aunque los expertos suelen datar el complejo boliviano en torno a unos 500-2000 años de antigüedad, Kiss, imbuido por sus propios delirios pseudocientíficos, llegó a escribir: “Hay algo que sabemos, y resultaría extremadamente difícil convencernos de lo contrario: aunque no puede suponerse la edad de Tiahuanaco, ¡debe de tener como mínimo millones de años!”. Y se quedó tan ancho.

Lo más curioso es que, como ya empezaba a ser demasiado habitual, aquellas heterodoxas opiniones fascinarían a los nazis, principalmente a Heinrich Himmler. De nuevo en su país, Edmund Kiss trabajó durante un tiempo como inspector municipal en Kassel y comenzó a publicar numerosos ensayos “científicos” y rimbombantes novelas que tenían como protagonista indiscutible a la Atlántida, creando para sus obras de ficción –aunque basándose en sus supuestos descubrimientos- una élite dominante de nórdicos rubios a los que llamó Asen y que, cómo no, libraban una lucha con unos terroríficos eslavos de piel oscura que estaban a sus órdenes, trama que ideó en la novela Primavera en la Atlántida, publicada en 1931.

En sus delirios raciales, Heinrich Himmler pretendía enviar de nuevo a Bolivia a Edmund Kiss en una nueva expedición financiada por la Ahnenerbe.

El líder de los Asen era un tal Baldur Wieborg de Thule (una vez más la cuna mitológica de los hiperbóreos), que, además de ser el impulsor de la “agricultura genética” –como lo sería más tarde el Gran Maestre de la Orden Negra, a su manera-, acababa siendo asesinado por las turbas criminales de “seres inferiores”.

También ese año publicó la novela La última reina de la Atlántida, ambientada 14.000 años atrás y que narraba la historia de la marcha de los atlantes hacia los Andes (Tiahuanaco), donde llevaron a cabo curiosos experimentos eugénicos y esclavizaron a la población local, más o menos lo mismo que harían los nuevos “atlantes” nacionalsocialistas en el Viejo Continente en los años 30, esterilizar y someter a trabajos forzados a los Untermenschen, para, en los 40, acabar exterminándolos sin contemplaciones.

En 1937 Kiss escribió el ensayo La puerta del Sol de Tiahuanaco y la Cosmogonía Glacial de Hörbiger, su texto más famoso, donde contaba sus experiencias en la altiplanicie andina, acompañando sus investigaciones con sus dibujos de impresionantes templos y retratos de unos habitantes altos y esbeltos ataviados con extraños ropajes futuristas, además de numerosos artículos sobre la Atlántida y los misterios de Sudamérica, que cautivaron a los nazis hasta el punto de que revista como SS Mann o la publicación oficial de las Juventudes Hitlerianas, Die Hitler Jugend, los publicaban habitualmente. Himmler también quedó cautivado con el libro y ordenó incluso que se encuadernara un ejemplar con piel de la mejor calidad que serviría como lujoso regalo de Navidad para Hitler.

Kiss, por tanto, no tardó en pasar a engrosar las filas de la Orden Negra y de la Ahnenerbe. En 1936, el estudioso había firmado el “Protocolo de Pyrmont”, que sellaba el apoyo de la Herencia Ancestral a la Teoría de la Cosmogonía Glacial y comenzó a presionar al Reichsführer-SS para que patrocinase un nuevo viaje suyo a Bolivia, esta vez una gran expedición que contara con 20 personas entre arqueólogos, botánicos, zoólogos, astrónomos y un equipo de filmación dotado de las técnicas de exploración más modernas, como cámaras submarinas (con las que pretendía rastrear el fondo del lago Titicaca), equipo para tomas aéreas, etc…

El SS Wolfram von Sievers, responsable de la organización de las expediciones de la Ahnenerbe.

Además, tenía la intención de realizar un minucioso trabajo de campo geológico desde Colombia hasta Perú, que aportara evidencias de los antiguos cataclismos que promulgaba Hörbiger. Himmler se mostró de acuerdo con la solicitud y pidió a Wolfram von Sievers que recaudara el dinero necesario y realizase todos los preparativos, aunque el Reichsführer envió mientras tanto a Edmund Kiss a Libia con la intención de que estudiase la costa mediterránea en busca de evidencias fósiles de la Cosmogonía Glacial.

El viaje estaba programado para 1939, año en que Kiss publicó otra de sus célebres novelas, Los cisnes cantores de Thule, donde narraba la epopeya de los Asen, que regreaban a su hogar ártico y en cuyas naves ondeaban banderas con esvásticas azules y plateadas; ya que tras la explosión de la Tercer Luna –donde se ve de nuevo la enorme influencia de Hörbiger en su cosmovisión–, Thule se había convertido en un bastión helado e inhabitable, los Asen pusieron rumbo al sur y fundaron las antiguas culturas helénicas del Mediterráneo, en sintonía con la visión nazi, que consideraba a griegos y romanos arios –incluso el propio Führer, como ya vimos–.

El lago Titicaca, objeto también de las investigaciones de Edmund Kiss.

A pesar del entusiasmo y el éxito de las teorías de Kiss, Sievers calculó que el salario de los miembros del equipo costaría unos 100.000 marcos del Reich; aquella no era la única costosa expedición que se estaba planeando o realizando –por aquel entonces Ernst Schäffer y sus hombres estaban a punto de regresar de un carísimo y peligroso viaje al Tíbet– y el estallido de la guerra, que obligaría a desviar muchos de los fondos de la Ahnenerbe y las SS a investigaciones orientadas a la política armamentística, paralizaron por completo el ambicioso proyecto.

No sería la única expedición de la Sociedad Herencia Ancestral que se vería interrumpida por el estallido del mayor conflicto bélico de la historia humana, provocado, eso sí, por los propios nazis y su política despiadada. Himmler veía así frustradas muchos de sus más delirantes planes, aunque no tardaría en desviar su atención hacia otros que, además de delirantes, serían nocivos para millones de personas, diabólicos planes que analizaré en el próximo y último capítulo.

Edmund Kiss tampoco había logrado viajar al Tíbet –otro de los “vestigios atlantes” donde comprobar la Cosmogonía Glacial– junto a Schäffer, ya que a este último le aterraron sus fantasiosas ideas y convenció al líder de la Orden Negra de que no podía llevar consigo a un hombre de bastante edad para ese tipo de odisea. Entonces Kiss, a pesar de su imponente figura –medía metro noventa y pesaba más de 100 kilos–, tenía 53 años, cuando el miembro de mayor edad del equipo de Schäffer no pasaba de los 38. Pero no adelantemos acontecimientos.

Adolf Hitler posando en los exteriores de la Guarida del Lobo junto a algunos de sus hombres.

Con el estallido de la Segunda Guerra Mundial, la causa de la cancelación de su ambicioso viaje, Edmund Kiss se enroló en las Waffen SS, las unidades especiales de combate de la Orden Negra, llegando al grado de Obersturmbannführer (jefe superior de unidad de asalto), cuya insignia eran cuatro cuentas de plata y un línea centrada en el cuello izquierdo del impecable uniforme, y más tarde comandante de la Guardia Personal de los Cuarteles Generales de Hitler en el Wolfsschanzeo Guarida del Lobo, construido en 1941 con motivo de la ofensiva alemana sobre la Unión Soviética.

Tras la guerra, Kiss fue hecho prisionero por los aliados e internado en el campo de Dachau, símbolo primero de la barbarie nazi y más tarde prisión de sus propios edificadores. Parece que fue liberado en 1948, pero a partir de entonces, como pasó con muchos personajes vinculados de una u otra manera al Tercer Reich, desapareció de escena y su pista se perdió de los libros de Historia. ¿Viajaría de nuevo a Sudamérica, cuna de las grandes civilizaciones de la antigüedad que le cautivaron?

Más información en: “La Orden Negra. El ejército pagano del Tercer Reich”, Óscar Herradón. EDAF, 2011.

http://www.edaf.net/es/libro.asp?producto=1845





Hollywood: Operación “Caza de Brujas”

6 02 2009

A finales de los años 40 tuvo lugar en Hollywood (EEUU) una persecución implacable contra todo aquel personaje del mundo del celuloide sospechoso de estar vinculado con el comunismo. Aquel triste episodio de la crónica estadounidense pasó a llamarse la caza de brujas, y supuso el fin de muchas y prometedoras carreras cinematográficas, además de un ataque directo contra los derechos civiles y la libertad de expresión…

bogart-bacall1


En los años 30 del pasado siglo Hollywood resplandecía como pocos lugares del planeta y toda la vorágine humana que lo habitaba –guionistas, actores, directores, buscadores de gloria, cazatalentos, magnates, vividores…– campaba a sus anchas por una ciudad, la“otra Babilonia”, en la que aparentemente todo estaba permitido. Nadie pensaba que en pleno período de Entreguerras, con el gobierno liberal relativamente “de izquierdas” de Roosevelt y su New Deal,un ataque de tal magnitud a la libertad de expresión y de asociación iba a sucederse en esa ciudad que reflejaba como ninguna el ansiado sueño americano.

La gran caza de brujas hollywoodiense tuvo lugar entre los años 1947 y 1956, pero empezó a atisbarse mucho antes y se dejó sentir, aunque de forma más sutil, mucho tiempo después. El auge de los movimientos fascistas en Europa, unido al crack del 29 que arruinó a la mayoría de los americanos, fueron el caldo de cultivo idóneo para un acercamiento de amplios sectores de la sociedad estadounidense a las ideologías de izquierda y el comunismo.

El Comité de la Primera Enmienda en plena protesta

El Comité de la Primera Enmienda en plena protesta

En 1932 un presidente demócrata, Franklin Delano Roosevelt, alcanzaba el sillón presidencial de los EEUU, el mismo año en el que Hollywood sufría un importante varapalo económico que provocó que la patronal de los grandes estudios redujera los salarios de los guionistas nada menos que un 50%.

Debido a estas medidas, fue fundado el sindicato Screenwriters Guild –SGW–, controlado por cineastas de tendencias ideológicas de izquierda, entre otras organizaciones progresistas. En los años siguientes, varias iniciativas de la Administración Roosevelt, como la creación de puestos eventuales de escritores y artistas en paro o la fundación del Federal Theatre, que dio trabajo a unas 17.000 personas –centro de reunión de guionistas, actores y realizadores–, unido al desorbitado auge del sindicalismo,comenzaron a ser vistas como una amenaza entre la derecha. No obstante, el compromiso político de amplios sectores llevó a que se crearan organizaciones que luchaban contra la amenaza fascista europea, como el American Committee for Spanish Freedom, que se creó para ayudar ala República Española, inmersa en la Guerra Civil o la Hollywood Anti-Nazi League, que agrupaba a miembros de distintas ideologías, desde izquierdistas a reaccionarios de derechas –como Clark Gable o John Ford–. Estas y otras tantas instituciones serían años más tarde denunciadas por ser “controladas por los rojos” y servir de tapadera para las actividades llevadas a cabo por el Partido Comunista americano. Una tercera victoria consecutiva de Roosevelt en 1940 tendría como consecuencia un giro radical a la derecha no sólo de los enemigos declarados del New Deal,sino también de miembros del Partido Demócrata, el mismo año que se creaba en Hollywood la Motion Picture Alliance forthe Preservation of American Idealls, una organización de corte ultraderechista que aglutinaba en sus filas a personajes como Gary Cooper, John Ford o Robert Taylor.

Gary Cooper ante la HUAC

Gary Cooper ante la HUAC

Comienza la caza

La verdadera amenaza para los derechos civiles se produjo en 1938, con la creación formal de la Comisión de Actividades Antiamericanas –House Un-American Activities Committee, más conocida por sus siglas HUAC–, por la Cámara de Representantes estadounidense y que entonces era conocida como Comisión Dies, pues su presidente era el congresista texano Martin Dies. Ya entonces la Comisión comenzó a presionar al Consejo de Estado para que investigara si algunas organizaciones violaban las leyes federales, como el Partido Comunista de EEUU o el Bund Germanoamericano. Dichas organizaciones fueron investigadas por el FBI que dirigía entonces J. Edgar Hoover, declarado enemigo del comunismo desde 1919, año en el que sentenció que “el fascismo ha crecido siempre en las ciénagas del comunismo”.

Sería la industria cinematográfica la que sufriría un mayor acoso por parte de la Comisión Dies, hasta el punto de que el antisemita y fascista Edward F. Sullivan llegaría a denunciar a mediados de los años 30 que “todas las fases de actividades radicales y comunistas florecen en los estudios de Hollywood”. En 1940, mientras era aprobada la ley Smitch Act, que prohibía la enseñanza de las doctrinas de Marx y Lenin en toda la nación, la Comisión enviaba 22 convocatorias a varios personajes del celuloide, obligados a comparecer, entre los que se encontraban Humphrey Bogart y el mejor gángster que ha dado la pantalla grande: James Cagney.

Joseph McCarthy, el gran inquisidor

Joseph McCarthy, el gran inquisidor

Sin embargo, el acoso al comunismo sufrió un paréntesis con el estallido de la Segunda Guerra Mundial, y muchos de los grandes realizadores americanos, como John Ford, Frank Capra o William Wyler trabajaron para el Ejército en la lucha contra el nazismo, mientras actores, guionistas y otros profesionales de la industria repartían panfletos,organizaban mítines y convocaban manifestaciones en repulsa de la amenaza totalitaria proveniente de Europa. Sin embargo, a partir de 1945 y una vez acabado el conflicto, los viejos fantasmas de la derecha más reaccionaria, nunca dormidos, se despertaron y la Comisión volvió a organizarse mientras la persecución a los “amigos” del comunismo comenzaba a convertirse en una asunto de auténtica histeria en todo el territorio norteamericano. Aunque hacía tiempo que estaban siendo violados los derechos civiles de los americanos. En 1940, el Congreso de EEUU había aprobado la llamada Ley Voorhis, que obligaba a las organizaciones con fiscalización extranjera a inscribirse en un registro federal, mientras que la Ley Hatch prohibía a los funcionarios federales ser miembros de alguna organización o partido que “persiguiera la destrucción de la forma constitucional de gobierno”, mientras el FBI continuaba confeccionando listas negras de sospechosos. El fanatismo comenzaba a apoderarse de amplios sectores sociales, fanatismo que alcanzaría su cénit con el estallido de la Guerra Fría entre la Unión Soviética.

J. Edgar Hoover en "acción". Sobran las palabras...

J. Edgar Hoover en "acción". Sobran las palabras...

A pesar de que el sillón presidencial era por aquel entonces ocupado por un presidente demócrata, Harry S. Truman, en 1946 las legislativas dieron la mayoría republicana a la Cámara de Representantes y al Senado, lo que forzó a que el presidente, en 1948, proclamara la llamada “doctrina Truman”, una auténtica declaración de guerra al movimiento comunista internacional consistente en aportar ayudas económicas a los países europeos “amenazados” por esta ideología. Truman mostraría sus verdaderas intenciones al promover el Programa de Lealtad de Empleados Federales, que investigaría la lealtad de miles de funcionarios a las instituciones nacionales, lo que convirtió en sospechosas a nada menos que 2.500.000 personas. Fue entonces cuando la organización sindical United Public Workers of America denunció este programa como una auténtica “caza de brujas”, caza que se extendió a los empleados de los contratistas que trabajaban para Defensa y que llevaría al fiscal general de EEUU, del partido republicano, H. Brownell Jr. a acusar al mismísimo presidente de “deslealtad”, aunque finalmente éste no compareció ante el Congreso.

La obsesión por el espionaje “comunista” llevó a que se abrieran diversos procesos contra sospechosos de simpatizar o ayudar a la potencia roja, como el que se llevó a cabo contra el respetable diplomático Alger Hiss; aunque el episodio más triste tuvo lugar en 1953, con la condena a muerte del matrimonio formado por Julius y Ethel Rosenberg, que fueron electrocutados en la silla eléctrica acusados de entregar secretos atómicos al vicecónsul soviético en Nueva York.

El matrimonio Rosenberg, chivos expiatorios.

El matrimonio Rosenberg, chivos expiatorios.

Dicha cruzada anticomunista era llevada a cabo de forma visceral y cuasi-paranoica por el senador –originario de Wisconsin– Joseph McCarthy, que se convertiría más tarde en presidente y organizador del temible Comité de Actividades Antiamericanas del Senado. Las leyes antidemocráticas comenzaron a ser algo habitual, y en 1947 fue aprobada la llamada Ley Taft-Hartley contra el derecho a huelga y la McCarran Internal Security Act, que obligaba al registro de todas aquellas personas consideradas subversivas, leyes a las que se opuso el mismo presidente Truman. No tardarían en trasladarse las sospechas de filocomunismo hacia el mundo del celuloide…

Hollywood en el punto de mira

Para investigar las supuestas actividades comunistas y subversivas en la Meca del cine, la HUAC contó en un principio, antes de la guerra, con los servicios del periodista católico Joseph B. Matthews, quet rabajaba para algunos periódicos de la cadena del magnate W. R. Hearst. Matthews, quien dejaría una huella imborrable en Joseph McCarthy –quien llegaría a considerarle su maestro– era un hombre violento, obsesionado con lo que para él no era sino una cruzada comunista contra América.

En 1945 la Comisión Dies, a punto de expirar su mandato, fue resucitada por John E. Rankin, que consiguió convertirla en permanente dentro de la Cámara de Representantes, pasando a presidirla él mismo y J. Parnell Thomas, un siniestro personaje obsesionado con su unilateral idea de patriotismo y “americanismo”. En marzo de 1947 la Comisión se dedicaría a investigar específicamente a los profesionales del cine. Entre sus miembros más representativos se encontraban, además del citado Parnell Thomas, el futuro y polémico presidente Richard Nixon y el diputado anticomunista, racista y antisemita John Rankin.

J. Parnell Thomas con el actor Robert Taylor

J. Parnell Thomas con el actor Robert Taylor

Dos meses después, en mayo, varios miembros de la Comisión se trasladarían a Hollywood y celebrarían una serie de reuniones, entonces secretas, en el Hotel Biltmore, con algunos de los grandes representantes de la industria, como Jack L. Warner, uno de los fundadores de los gigantescos estudios Warner Bros. Aunque nunca salieron a la luz aquellas conversaciones, lo cierto es que a partir de ese momento los miembros de la Comisión ya poseían listas de sospechosos y se abrieron los primeros expedientes.

El 23 de septiembre de 1947 fueron entregadas 41 citaciones a miembros de la industria cinematográfica. De entre todos, 19 tomaron la firme determinación de negarse a declarar ante una Comisión que consideraban antidemocrática y que vulneraba los derechos recogidos en la Constitución, formando a su vez un frente común para luchar contra su actuación, determinación a la que al parecer llegaron en una reunión celebrada en la casa del actor Edward G. Robinson. Fueron conocidos como los “19 testigos inamistosos” y entre ellos se encontraban Edward Dmytryck, Bertold Brecht, Lewis Milestone y Dalton Trumbo.

A su vez, los profesionales progresistas de Hollywood elevaron la voz contra el ataque ideológico y moral que suponían las investigaciones de la HUAC. Algunos realizadores, como John Huston, William Wyler o Philip Dunne ,se reunieron en septiembre de ese mismo año en el restaurante Lucey´s de Hollywood para promover la creación del llamado Comité de la Primera Enmienda, que utilizaba la prensa y la radio para condenar la política de caza de brujas e incluía a cuatro senadores y a casi quinientos intelectuales y profesionales del cine, entre los que destacaban Humphrey Bogart, Lauren Bacall, Gregory Peck, Katherine Hepburn, Kirk Douglas, Henry Fonda, Vincent Price, Gene Kelly y David O´Selznik.

Los 19 testigos “inamistosos” viajaron a Washington acompañados de los miembros del Comité de la Primera Enmienda para declarar ante la Comisión inquisitorial. Los profesionales del cine parecían una auténtica piña, unida frente a tamaño ultraje contra la libertad de expresión, sin embargo, pasada la fiebre inicial, algunos de los miembros“demócratas” del grupo comenzaron a echarse atrás. Fue el caso del productor David O. Selznik, quien, quizá presionado por los altos cargos de la industria, comunicó al abogado Bartley Crum su renuncia a permanecer dentro del Comité de la Primera Enmienda. Poco después sería Humphrey Bogart quien diría que formar parte del Comité fue algo “realmente estúpido”… Tristes precedentes de lo que acabaría pasando poco después, con las delaciones de muchos de los imputados a sus compañeros.

Manifestación del Comité de la Primera Enmienda en Washington

Manifestación del Comité de la Primera Enmienda en Washington

Un circo mediático

El 20 de octubre de 1947 la Comisión de Actividades Antiamericanas inició sus sesiones en una sala en la que se hallaban presentes más de cien periodistas, cámaras y profesionales del cine. El espectáculo estaba servido… El primero en declarar fue el productor Jack L.Warner, quien acabó denunciando a una serie de guionistas a los que consideraba sospechosos de tratar de introducir en Hollywood la ideología comunista, borrando así las sospechas que se cernían sobre él e insistiendo varias veces en su probada con el sistema americano. Sus palabras sin embargo, no están exentas de cierto patetismo: “Algunos de estos guiones contienen réplicas, insinuaciones o dobles sentidos y cosas por el estilo, que habría que seguir ocho o diez cursos de jurisprudencia en Harvard para comprender qué cosa significan”. La acusación que vertió contra los hermanos Epstein, célebres por ganar un Oscar por el guión de Casablanca, en referencia a su guión de la película Animal Kingdom no tiene desperdicio: “está dirigido contra el sistema capitalista. Bueno, no exactamente, aunque el rico hace siempre el papel de malo”. Fue el primero de los “testigos amistosos” que declararon ante el Comité. Finalmente, dio los nombres de varios profesionales de los que sospechaba sus vinculaciones comunistas, entre ellos Albert Maltz, Dalton Trumbo y Guy Endore.

A Warner le siguió en el espectáculo circense otro magnate del cine: Louis B. Mayer, de la Metro-Goldwyn-Mayer, quien declaró su repulsa al comunismo y citó también algunos nombres, como los de Lester Cole o Donald O. Stewart, y de nuevo el de Dalton Trumbo. Otro “testigo amistoso” fue el actor Adolphe Menjou (Adiós a las armas), quien pronunció un alegato militarista y anunció su deseo de que los comunistas americanos fuesen “deportados a los desiertos de Texas para que los matasen los tejanos”.

El actor Adolphe Menjou apoyó la "Caza"

El actor Adolphe Menjou apoyó la "Caza"

El actor Adolphe Mejou aplaudio la "Caza"

Ronald Reagan, futuro presidente de la nación y entonces actor, denunció a su vez las “manipulaciones progresistas” que había sufrido el sindicato que presidía, el Screen Actors Guild, y felicitó a la HUAC, a sus ojos necesaria “para convertir América en algo tan puro como fuese posible”. Gary Cooper, por su parte, insistió en su patriotismo y en que había descubierto claras señales de “comunismo” en varios guiones, aunque no pudo aportar ningún ejemplo al no recordarlos, porque “leo la mayor parte de los guiones por la noche y si no me gustan no los acabo”.

Mientras las declaraciones de los “testigos amistosos” se realizaron en un clima de evidente distensión, rozando en ocasiones una patética comicidad, los testimonios de los “inamistosos” fueron acompañados de una dramatismo que sentaría las bases de una persecución implacable que duraría décadas. Entre el 27 y el 30 de octubre tenían que declarar los 19 testigos antes citados, aunque finalmente sólo lo harían diez, debido a la decisión de Parnell Thomas de aplazar indefinidamente la vista a causa probablemente de las múltiples presiones que recibió de los sectores progresistas y de los magnates del cine. Estos cabezas de turco acabarían pasando a la historia como “los diez de Hollywood” (The Hollywood Ten).

Los tristemente célebres "Diez de Hollywood"

Los tristemente célebres "Diez de Hollywood"

Entre ellos se encontraban el realizador Herbert J. Biberman, el guionista John Howard Lawson, el novelista Albert Matz, el guionista Ring Lardner Jr. y el ya citado Daltron Trumbo. La Comisión no permitió en la mayor parte de los casos que los sospechosos leyeran sus comunicados, y muchas carreras se vieron truncadas por aquel proceso que se erigió en un auténtico diálogo de sordos entre acusadores y acusados: Biberman tuvo que trabajar durante siete años para una empresa inmobiliaria con sede en California, y no volvió a dirigir una película hasta 1969. Lawson jamás volvió a escribir guiones y hubo de dedicarse a la enseñanza de teoría cinematográfica. Albert Matz, quien realizó una valiente declaración que arrancó numerosos aplausos en la sala: “me niego a ser investigado o intimidado por hombres para quienes el Ku Klux Klan es una institución americana aceptable”, tuvo que trabajar muchos años bajo pseudónimo, al igual que le sucedería a Trumbo, uno de los mejores guionistas que tenía Hollywood.

Muchos otros profesionales, en su mayoría inmigrantes, optarían por el camino del exilio, en unos casos voluntario y en otros obligado, como Bertold Brecht, Fritz Lang, Charles Chaplin o John Huston, quien renegaría incluso de su nacionalidad americana, adoptando la irlandesa.

Chaplin en 1940 en Nueva York

Chaplin en 1940 en Nueva York

Debido a que “los diez de Hollywood” optaron por acogerse a la Primera Enmienda, que protegía el secreto de la confesión religiosa y política, la libertad de palabra y de asociación, lo que finalmente provocó que en 1948 los testigos fueran acusados de desacato al “rehusar a declarar ante una Comisión debidamente constituida por el Congreso”, obligados a pagar una multa de 1.000 dólares –entonces mucho dinero- y a ingresar un año en la cárcel. Curiosamente, cuando Lester Cole y Ring Lardner Jr. ingresaron en la prisión de Danbury, en Connecticut, se encontraron entre los reclusos con el mismísimo J. Parnell Thomas, presidente de la HUAC, detenido por malversación de fondos tras ser acusado por el columnista Drew Pearson. Una curiosa ironía del destino que debió provocar que una inevitable sonrisa se dibujara en los rostros de los “blacklisted” –aquellos incluidos en las temibles listas negras de los grandes estudios-.

La “caza” se revitaliza

Sería durante los años más duros de la Guerra Fría cuando la gran caza de brujas se convirtiera en un episodio realmente dramático. A pesar del proceso llevado a cabo contra “los diez de Hollywood”, los capítulos más tristes estaban aún por escribirse, y la década de los 50 supondría un auténtica persecución contra la libertad y la integridad de los profesionales del cine, una progresiva radicalización anticomunista de la sociedad americana a la que contribuiría poderosamente la guerra de Corea (1950-1953), que provocó más de 33.000 bajas entre los soldados yankees.

Uno de los personajes que más avivó ese clima de exaltación, sospecha y delación fue el senador oriundo de Wisconsin Joseph McCarthy –no en vano la caza de brujas pasaría a la posteridad bajo la designación de “macarthismo”- que acabaría convirtiéndose en presidente de la Subcomisión Permanente de Investigaciones del Senado, aunque contrariamente a lo que se cree nunca presidió el temible Comité de Actividades Antiamericanas –lo que no quiere decir que no promoviera sus investigaciones-.

McCarthy luchó con saña contra todo lo que oliera a “rojo” no sólo en el mundo del cine, sino en casi todos los ámbitos de la vida estatal e institucional y contra los medios de comunicación dejando la tarea de “limpiar” Hollywood a otras comisiones, como la comisión Wood, que fue la encargada de realizar la segunda oleada persecutoria contra la industria cinematográfica, instigada por grupos como la reaccionaria asociación “Defensa de los Ideales Americanos” –MPAPAI-, presidida por el director Sam Wood, entre otros, y la American Legión, una poderosa organización de veteranos de las Fuerzas Armadas fundada en 1919, convertida en importante grupo de presión y erigida en órgano parapolicial que confeccionaba listas de sospechosos de filocomunismo que entregaba al FBI y a la HUAC.

McCarthy durante una de las sesiones de la "Caza"

McCarthy durante una de las sesiones de la "Caza"

La nueva Comisión, presidida por John S. Wood, desarrolló sus actividades entre el 8 de marzo de 1951 y el 13 de noviembre de 1952, aunque continuó en activo hasta 1955. En un primer momento citó a declarar a más de un centenar de personas relacionadas con el Partido Comunista americano y el mundo del cine, entre ellos varios citados ya en el 47. Sin embargo, esta vez muchos de los que se enfrentaron con entereza al Comité la primera vez se derrumbaron en esta ocasión, quizá debido a la presión o porque, como se excusaría más tarde Dmytryck, “tenían una familia que alimentar”.

Lo cierto es que ante la Comisión Wood las delaciones se convirtieron en moneda común y los magnates de la industria mantuvieron esta vez una posición claramente favorable a las actividades inquisitoriales de la misma, por lo que todos aquellos testigos que se acogían a la Quinta Enmienda –según la cual ningún ciudadano puede ser obligado a declarar contra sí mismo­-, pasaban automáticamente a engrosar las listas negras –que nunca existieron oficialmente- de los productores y no volvían a encontrar trabajo. Según el productor y guionista Adrian Scott, esas listas llegaron a comprender los nombres de 214 artistas y técnicos de la Meca del cine, aunque no existe ni siquiera hoy un consenso entre los estudiosos.

Para burlar a las mismas, muchos guionistas utilizaron no sólo pseudónimos, sino las llamadas “tapaderas” –como narra la película The Front-, que no eran sino personas que ofrecían su físico para suplantar el de los verdaderos guionistas señalados, cuyos trabajos eran vendidos a los estudios por la mitad del dinero que les habría correspondido en situaciones normales.

Cartel de la pelicula "The Front"

Cartel de la película "The Front"

De los nuevos testigos que fueron llamados por la Comisión Wood a testificar, la mayoría se negó a colaborar, lo que provocó que muchas brillantes carreras cinematográficas se vieran truncadas. Un mes después de que el guionista Sidney Buchman –responsable de títulos como Caballero sin espada (1939)-, compareciera ante la Comisión, fue despedido por Howard Hughes de la RKO y ni siquiera pudo recoger sus objetos personales. Lillian Hellman, que nunca había estado afiliada al Partido Comunista, pagó caro el compartir su vida sentimental con Dashiell Hammet –que ingresó en prisión por desacato al Congreso-, y habría de renunciar a su carrera como guionista hasta 1966, cuando firmó el guión de La jauría humana, un magnífico filme que se erigió como alegato contra la violencia incontrolable y en ocasiones absurda de la colectividad.

Muchos otros profesionales, actricescomo Dorothy Comingore, Karen Morley o Anne Revere, desaparecieron prácticamente de las pantallas, al menos hasta el final de la década de los sesenta, cuando la fiebre anticomunista comenzó a perder parte de su fuerza en EEUU –aunque seguía estando muy presente-.

Otros profesionales del celuloide sufrirían en carne propia la caza de brujas macarthista de forma mucho más dramática, como el actor John Garfield, que se convirtió en la víctima más paradigmática de la persecución inquisitorial. Debido a su carácter inconformista y contestatario, este gran intérprete fue llamado por la Comisión en un par de ocasiones. La mañana que debía tomar un tren hacia Washington para comparecer por segunda vez ante Wood y compañía sufrió un infarto de miocardio que acabó con su vida, cuando contaba tan sólo 39 años y para muchos, entre ellos John Berry, su muerte no fue casual, sino consecuencia del acoso al que estaba siendo sometido en aquellos días.

El gran actor John Garfield, victima del voraz acoso

El gran actor John Garfield, víctima del voraz acoso

Otros profesionales murieron en plena investigación, probablemente debido a las fuertes presiones que sufrieron, como Philip Loeb, que acabó suicidándose -al igual que Madelyn Dmytryck, esposa del citado director- o Edward Bromberg. Sobre Loeb, la periodista de The New York Times Margaret Webster escribió que “había muerto por una enfermedad comúnmente llamada la lista negra”.

De soplones y chivos expiatorios

La presión de los grandes estudios y la amenaza de prisión hizo mella en muchos de los testigos, y el realizador Edward Dmytryk, que permanecía por aquel entonces en la prisión de Virginia Occidental por haberse negado a declarar en el 47, tras haber cumplido la mitad de su condena, llamó a su abogado, Bertley Crum y, alegando motivos patrióticosy familiares, se retractó de su anterior actuación. Reconoció haber formado parte del Partido Comunista y ofreció una lista de 26 militantes, única forma de escapar de las temibles listas negras. Aquella decisión lamentable aunque comprensible por la que optarían no pocos testigos dio pronto sus frutos, y unos meses después Dmytryk dirigía para la compañía King Brothers la película El motín del Caine, con el antaño miembro del Comité de la Primera Enmienda Humphrey Bogart como protagonista.

El guionista Martín Berkeley batió el récord en lo que a delaciones se refiere, y facilitó a la Comisión Wood el nombre de nada menos que 162 “comunistas”. Por aquel entonces otro guionista, Richard Collins, se superó a sí mismo, y siguiendo los pasos de Dmytryck y otros,dio varios nombres, entre ellos el de su propia esposa. La lista de delatores es bastante amplia, y las situaciones en ocasiones rozan el esperpento, esperpento que no obstante no puede dilapidar el drama que supuso para tantos hombres y mujeres la fiebre anticomunista.

Uno de los casos más tristes, además del de Elia Kazan,  el célebre dramaturgo y exquisito cineasta al que Hollywood nunca perdonó su traición, fue el de Robert Rossen, que tras haber soportado con estoicismo otras citaciones, se derrumbó ante una nueva Comisión, conocida como Velde –una subcomisión del Congreso que actuaría en Nueva York con carácter público entre mayo y junio de 1952-, donde reconoció haber aportado 40.000 dólares al Partido Comunista y delató a 57 antiguos compañeros.

El realizador Elia Kazan, que acabó denunciando a varios compañeros

El realizador Elia Kazan, que acabó denunciando a varios compañeros

No faltaron sin embargo, como en la primera ocasión, los testigos hostiles, y el actor Lionel Stander llegó a reconocerse ante los miembros de la Comisión Velde “más izquierdista que la izquierda”. Tras ella seguirían otras Comisiones bajo distinto nombre y en 1956 la célebre HUAC actuaría bajo la designación de Comisión Investigadora sobre el uso no autorizado de pasaportes, aunque la histeria anticomunista comenzaba a declinar, lo que no evitó que otras carreras cinematográficas fueran truncadas, como la de la actriz mexicana Rosario Revueltas, que protagonizó en 1953 la película del blacklisted Herbert J. Biberman La sal de la tierra, lo que provocó que no pudiera volver a trabajar en EEUU.

Lionel Stander demostró un gran valor ante la Comisión

Lionel Stander demostró un gran valor ante la Comisión

El relativo apaciguamiento de la Guerra Fría, la pérdida de poder de los republicanos frente a los demócratas o el surgimiento de grupos de minorías que reivindicaban sus derechos, unido a la necesidad de los grandes estudios por contratar de nuevo a todo un grupo de profesionales “señalado” en una época de crisis provocada por la aparición de la televisión, hizo que progresivamente a partir de los años 60 fueran desapareciendo las temidas listas negras, a pesar de que grupos derechistas como la MPAPAI o la American Legion siguieran ejerciendo una fuerte presión sobre Hollywood.

Ni siquiera el todopoderoso McCarthy pudo escapar a los caprichos del destino, y su insistencia en investigar las actividades“sospechosas” de los miembros de la Armada estadounidense le llevaron a ser censurado por el Senado en 1954, acusado de “conducta impropia de un miembro de la Cámara Alta”, por la forma en que había dirigido la Comisión. Acabó sus díase n un hospital, donde había ingresado por graves problemas de alcoholismo, aquejado de cirrosis y hepatitis, a los 48 años, abandonado por aquellos que un día siguieron sus fanáticas directrices.

La fábrica de sueños, que durante más de una década se convirtió en “fábrica de pesadillas” para un amplio sector de profesionales, volvía a recuperar su glamouroso esplendor, pero ya nada volvería a ser lo mismo. La gran hecatombe que sacudió los cimientos de la Meca del cine se haría sentir muchos años, y los rencores y las pasiones encontradas no se borrarían jamás de toda una generación de hombres y mujeres marcados por la intolerancia. Las palabras de Gregory Peck en 1947 acerca de las actividades de la HUAC son muy clarificadoras a este respecto, y sirven de forma ejemplar como colofón a una historia que nunca tendría que haber sucedido: “Hay muchas maneras de perder la propia libertad. Puede sernos arrancada por un acto tiránico, pero también puede escapársenos día tras día, insensiblemente, mientras estamos demasiado ocupados para poner atención, o demasiado perplejos, o demasiado asustados”.

Óscar Herradón

Texto publicado originalmente en la revista ENIGMAS.